Saltar al contenido

Tus emociones durante el embarazo afectan al bebé

Inicio / Salud natural

Gestación consciente

Cristina Sáez

31 de diciembre de 2019 · 08:00

El estrés y la ansiedad en el embarazo tienen la posibilidad de perjudicar al bebé y también influir en su salud sensible. Cuidar a tus conmuevas y comunicarte con es la mejor forma de resguardarle.

Algún mujer preñada pudo constatar cómo su hijo reaccionaba en su vientre en el momento en que ponía la mano o bien en el momento en que se encontraba muy intranquiliza. Por otro lado, hasta hace solamente unos cuantos décadas, se acostumbraba a suponer que el feto se desarrollaba en el útero sin sentir ni sufrir a lo largo de nueve meses, tal y como si fuera solo un puñado de células que se multiplicaban y medraban a un ritmo vertiginoso.

“Se consideraba al niño, lamentablemente inclusive a nivel médico, como una suerte de tumor benigno que la mujer expulsaba al terminar la gestación”, asegura Enrique Blay, diplomado en psicología del avance y creador de El bebé sensible (Ed. Círculo Rojo, 2006).

Oportunamente, esta concepción cambió. Y hoy entendemos, añade Blay, que “la vida no empieza en el parto, sino más bien bastante antes, y que el bebé intrauterino es con la capacidad de sentir, de presenciar y de tener conmuevas“.

Qué siente y siente el feto a lo largo del embarazo

El bebé disfruta de una intensa vida sensible a lo largo de toda la gestación, y especialmente desde el sexto mes, como revelan los adelantos completados en biología y medicina neurológica, y la aparición de las ecografías tres dimensiones.

El oído es el órgano de los sentidos que primero comienza a trabajar; en verdad, desde los 4 meses y medio está totalmente formado y al bebé le llega información de todo el mundo que lo circunda, más que nada por medio de las vibraciones de la voz de su madre, que, además, le transmite conmuevas y estados de ánimo.

Más que nada desde el sexto mes, el bebé no solo siente lo que ocurre en su planeta acuático, sino es con la capacidad de acordarse, de oír, de ver, de probar y olfatear, y también de estudiar antes de nacer.

Todos esos entendimientos dejan una huella profunda en el bebé. Que después sea un niño triste o bien feliz, seguro de sí o bien ansioso, va a depender en determinada medida de los mensajes que reciba y aprenda en el útero.

Vivir la gestación de manera natural

Las conmuevas de la madre influyen en las del futuro bebé

El vientre materno es nuestro primer lugar de vida, es donde empiezan nuestro avance psicológico y educación sensible. Por eso, de un tiempo a esta parte, se comience a llevar a cabo hincapié en la necesidad de que la madre, aparte de llevar un método de vida beneficioso para la salud, además protega su salud sensible.

Por medio de varios estudios, se ha comprobado que, entre otras cosas, una madre depresiva, demasiado estresada o bien angustiada puede llegar a tener repercusión de manera negativa sobre la estabilidad sensible de su hijo y a predisponerlo a fin de que presente una puerta de inseguridad más grande a la hiperactividad o bien al síndrome de déficit de atención, de este modo como a otros inconvenientes cognitivos.

En cambio, una madre alegre y sosegada le transmite tranquilidad y confort, amor, inocencia, los elementos fundamentales a fin de que aprenda a querer y a entender ser amado, a detallar relaciones sanas y a crear vínculos con su madre. Mas, ¿cómo es todo eso viable?

El estado anímico se transmite por medio de la placenta

Para iniciar, por una razón puramente física. A lo largo de la gestación, madre y también hijo están en un estado de fusión y de comunicación continua. El pequeño medra y se lleva a cabo en las supones de la mujer y está unido a por el cordón umbilical, a través del que recibe la sangre con los nutrientes que requiere para realizarse. Además, la sangre de la madre tiene dentro mensajes sobre su estado anímico.

El niño siente si está contenta, alegre, triste, enojada, ya que todas y cada una de las conmuevas que experimenta se traducen en substancias bioquímicas: hormonas y neurotransmisores, como la oxitocina o bien el cortisol.

Estas substancias anegan el organismo de la madre y pasan al feto mediante la sangre. Por eso comparta esas conmuevas con su madre.

“Sentimiento y sensación no tienen que confundirse”, aclara Anna Maria Morales, doula, asesora de lactancia certificada y también impulsora del hospital familiar Marenostrum, en Barna. “El bebé no siente depresión ni soledad, entre otras cosas, porque son creaciones mentales complicadas para las que no está maduro neurológicamente. Mas sí tiene experiencias, como exitación, saciedad, satisfacción, alarma, sobresalto”, añade. Todas y cada una esas experiencias empiezan a modular el cerebro sensible del bebé.

Para el instructor de psicología de la emoción y la motivación en la UNED, y también motor de Centro del bebé NUK, Enrique Fernández, “todas y cada una esas substancias químicas que atraviesan la placenta y le llegan al bebé no nacido le enseñan a vivir con estrés y además con felicidad. Le dan un extenso abanico de registros con los que confrontar a las ocasiones de la vida. Y todos son muy precisos”.

5 posiciones de yoga para las afecciones del embarazo

Estrés y ansiedad a lo largo del embarazo: cómo afectan al feto

No obstante, alarma Morales, que transporta una vida consagrada a contribuir a otras mujeres en la gestación, el parto y primeros meses con sus hijos, si hay una emoción que puede ser amenazante es el estrés y la ansiedad en el momento en que se dan de forma prolongada, ya que el bebé recibe un baño continuo de hormonas neurotóxicas, como el cortisol, que tienen la posibilidad de terminar afectando a su avance.

En varios estudios, varios de dirigidos por la psicobióloga del Imperial College de Londres Vivette Glover, se ha comprobado que los pequeños expuestos a dosis altas y continuadas de cortisol son más propensos a sufrir trastornos cognitivos –como el déficit de atención y también hiperactividad–, inconvenientes de conducta y ansiedad.

Mas que una madre esté estresada un día o bien una temporada no significa que su hijo vaya a tener sí o bien sí inconvenientes cognitivos, calma Roser Nadal, estudiosa del Centro de Neurociencias y de la Capacitad de Psicología de la UAB. El encontronazo es dependiente del nivel de estrés, de lo sostenido que sea y de cómo lo viva la madre. “Que el niño desarrolle trastornos o bien no además va a depender del ámbito y de su genética”.

Además, por suerte, el cerebro humano tiene una propiedad única, la elasticidad cerebral, por la que se moldea en función de las distintas vivencias que acaecen en la vida.

De esta forma, apunta el Enrique Blay, una madre puede compensar un día agotador relajándose, haciendo respiraciones, intentando de ver a su hijo y enviándole mensajes de inocencia y amor. Así, invadirá al pequeño una sensación agradable, de confort, y se va a sentir amado, que es lo más esencial.

Y sucede que se vió que el cariño de una madre es la protección más vigorosa a lo largo del embarazo.

El contacto piel con piel además nutre nuestra salud

Estar comunicado con el bebé en el vientre materno

Hay otra forma de detallar vínculos con el bebé y es mediante los sentidos, más que nada del oído y el tacto. El feto tiene una reacción a la música y es con la capacidad de aprenderla; se ha visto que en el momento en que los progenitores les cantan una nana en todo el embarazo, al nacer, tienen la capacidad de reconocerla. La voz de la madre además es clave.

“En el momento en que esta le charla dulcemente, le transmite que es amado y esperado. Y eso es primordial para empezar a crear el apego“, apunta la sicóloga perinatal Sara Jort. Naturalmente, el bebé no sabe las expresiones, mas sí es con la capacidad de sentir el tono sensible de la voz materna. Además las caricias son escenciales.

Desde la séptima semana de gestación, el bebé ahora puede sentir la emoción y inocencia de sus progenitores a través del tacto. Es además a través del tacto, de los movimientos, como el pequeño charla y se comunica con sus progenitores. Les manda mensajes de alegría, les expresa sus pretenciones, sus sentimientos y también sus ganas de jugar.

Hay otros canales de percepción que, más allá de que no están probados a nivel científico, tienen prueba en fase de prueba y vivencial, insiste Enrique Blay. Para este psicoterapeuta “el bebé puede conectar con lo que piensa su madre, con aquello que siente”. Y hay un último canal, quizás el más sutil, “el de la percepción espiritual. El bebé es con la capacidad de detallar una conexión con el ser de su madre”, afirma el profesional.

La predominación del parto

El nacimiento es además una profunda y también intensa vivencia sensible para la madre y el niño. Por eso haya que intentar enfrentar el parto de forma que sea una experiencia gratificante para los dos.

Es lo que como demanda Michel Odent, el respetado ginecólogo francés pionero en la promoción del parto fisiológico y precursor hace más de tres décadas de las bañeras de dilatación. Y sucede que todo cuanto ocurra en ese desarrollo, apunta Odent, va a ser fundamental para después desarrollar la aptitud de querer.

Es primordial no perturbar bastante el instante del nacimiento y que madre y también hijo logren desarrollar ese amor. A lo largo del parto, enseña Anna Maria Morales, en el momento en que se genera de forma natural, empieza una suerte de ritual biológico.

La madre segrega oxitocina que, por su parte, crea una descarga de noradrenalina en el pequeño que provoca que, tras nacer, se sostenga alarma, relajado para iniciar a admitir el ámbito en el que termina de nacer. Es entonces en el momento en que mira a su madre y se conecta con . Ejecuta la primera toma de leche, entra en una suerte de tiempo letárgico y comienza a detallar el apego, ese vínculo tan primordial.

Desmedicalizar la concepción, el embarazo y el parto

3 maneras de ofrecer amor a tu bebé en el embarazo

El bebé se siente acogido en el caluroso vientre de su madre. Se puede impulsar esa sensación comunicándole aprecio.

1. Tocar y jugar

Un ademán tan recurrente en las mujeres embarazadas como es acariciarse la barriga y buscar tocar al bebé pertence a las formas más óptimas de iniciar a entablar nudos de aprecio y de estar comunicado con . Poner las manos sobre el vientre provoca que reciba una vivencia sensorial efectiva, de calma y seguridad, que además lo conecta a su madre.

Eso influye en su avance sensible y comienza a forjar las bases del apego, fundamental para lograr detallar relaciones sanas. El tacto es además una aceptable forma de que el padre constituya vínculos tempranos con el bebé. Además, a lo largo del último período de tres meses del embarazo el bebé responde a esos toques y juega.

2. Acariciar con la voz

Charlar al bebé es otra forma de estar comunicado con . El bebé oye en la barriga de su madre. Y se conoce que las primeras vivencias sonoras en el útero materno tienen la posibilidad de tener un efecto incitante. Tenemos la posibilidad de charlar con el bebé, cantarle, ponerle música apacible.

Los bebés a quienes sus progenitores les charlan en el momento en que están en el útero materno tienen la capacidad de admitir sus voces al nacery por lo general son pequeños más tranquilos y a tener una más grande conexión sensible con sus progenitores.

Yoga prenatal: 6 ejercicios para un embarazo consciente

En el momento en que el padre charla al bebé en tono cariñoso, provoca que sienta seguridad y tranquilidad. Una hora tras el parto, los pequeños a quienes su padre les mencionó de forma asidua a lo largo de la gestación tienen la capacidad de admitir su voz. Y argumentan a emotivamente, ya que ese sonido popular les afirma que están protegidos.

El papel del padre es además el de asegurar, asistir, estar y hacer un ámbito seguro para su pareja para que logre conectarse con el bebé y que este se desarrolle lo más bien que se pueda.

3. Abrazar con la cabeza

Los pensamientos además aceptan conectar con el niño y expresarle amor. La madre puede sentarse plácidamente, hacer numerosas respiraciones profundas y también intentar ver al bebé, y entonces mimarlo, enseñarle el cariño y la tiernicidad que siente hacia . Esa clase de abrazo virtual maternal hará que el bebé se sienta seguro, relajado, protegido y amado.

Además te resulta interesante

Vínculo afectivo

El contacto piel con piel además nutre nuestra salud

Dr. Pablo Saz

Nacer con armonía

Desmedicalizar la concepción, el embarazo y el parto

Jesús García Blanca

Disruptores endocrinos

Pesticidas: un peligro para el avance sexual del futuro bebé

Mejor parto

Moxibustión para en el momento en que el bebé viene de nalgas

Ángel López Hanrath

Lo más visto