Saltar al contenido

Tu vientre influye en tu estado de ánimo

Al caer enfermos, con una gastroenteritis, entre otras cosas, estamos mal, con ganas inclusive de plañir. Si nos encontramos hambrientos, nuestro humor puede ser de perros.

En la situacion de anomalías de la salud intestinales, esa relación entre sentimientos y electrónico digestivo es aún más visible. Se conoce que la gente que sufren síndrome de cólon irritable o bien patología de Crohn padecen con una mayor frecuencia ansiedad o bien depresión.

Y sucede que no hay duda de que nuestro estado anímico está bajo la influencia por lo que sucede en la barriga.

Las técnicas de relajación, algo de deporte o bien meditación son unos socios increíbles para liquidar los escenarios de estrés y evadir que el cerebro secuestre energía del intestino.

Otra buena opción en temporadas, entre otras cosas, de bastante trabajo o bien de exámenes, es mimar nuestro intestino aportándole dosis plus de comestibles prebióticos y probióticos. Este consejo debe ver con el precaución de nuestra red social de bacterias intestinales, la llamada microbiota (antes popular como flora intestinal), que desempeña un papel fundamental en la función digestible y en la salud general.

“La conexión intestino-cerebro es vigorosa”

Proteger la microbiota es la clave

Si pesáramos todos y cada uno de los microorganismos que viven en el intestino podrían lograr los 2 kg. Para hacernos un concepto de la infinita cantidad de estos “micro ocupas” que viven en vale decir que un solo gramo de heces tiene dentro más bacterias que humanos hay en la Tierra.

Estas bacterias fueron útiles compañeras de viaje durante cientos de años de evolución. La mayor parte vive en el intestino abultado y tiene como función hacer funcionalidades fundamentales para nuestro bienestar.

Proteger la microbiota para batallar la depresión

Para iniciar, se nutren con la comida que no se ha digerido en el intestino angosto. A cambio, asisten a absorber nutrientes que de otra manera se hubiesen perdido, como el calcio.

Además descomponen y se deshacen de substancias tóxicas y de fármacos. Y sintetizan dosis plus de ácidos grasos y vitaminas K, B12, B1 y B2, fundamentales para la coagulación de la sangre, para hacer mas fuerte los nervios y para conseguir energía de los comestibles.

Los efectos de una microbiota modificada

Si cuidamos a las bacterias, nos cuidan a .

En cambio, si nuestras bacterias tienen un inconveniente, además.

“Las personas obesas, entre otras cosas, acostumbran tener menos diversidad microbiana que la gente delgadas sanas. Ese perfil de microbiota distinto está, además, relacionado con otras anomalías de la salud, como la diabetes”, asegura Giulia Enders, autora de La digestión es la cuestión.

Inclusive se vió que en el momento en que esta red social de microorganismos se desestabiliza y empiezan a predominar un género de bacterias y a ocultar otras, puede favorecerse la aparición de trastornos como el Parkinson, el Alzheimer y también determinados géneros de autismo.

Psicobióticos: bacterias que asisten a tu salud psicológica

Para tener buena salud, es fundamental disfrutar de una microbiota con una composición diferente.

Cuanta más diversidad de bacterias, mejor

Hay centenares de indagaciones en marcha para saber los efectos de cada clase de bacteria y la forma de alentar el desarrollo de las más buenas. Se estudia inclusive el potencial de ciertas cepas de bacterias en el régimen de disfunciones digestibles, el mal o bien desequilibrios mentales.

Por el momento se conoce que la diversidad y el confort de la microbiota se estimula con una nutrición rica en comestibles vegetales. El consumo de probióticos además mostró un efecto bueno.

La lista de la adquisición para proteger nuestra microbiota

Por otro lado, es considerable el modo de vida: el ejercicio y la relajación sientan bien a las bacterias intestinales, en tanto que el estrés, los antibióticos y varios fármacos representan una amenaza para su equilibrio.