Saltar al contenido

Si puedes, pasa al menos dos horas a la semana en “espacios azules”

Es recurrente que la gente que atraviesan un mal instante procuren la soledad y el contacto con la naturaleza, y muchas de se aproximan al mar. Es una sabiduría instintiva cuyo acierto es explicado por la ciencia.

Los expertos en salud ambiental llaman “espacios azules” a los sitios donde el agua domina la escena, como la costa marítima, la ribera de los ríos, el ámbito de los lagos o bien los parques con enormes fuentes. Estos espacios son ventajosos para el cuerpo y la cabeza por numerosas causas.

Las “espacios azules” reúnen las caracteristicas de los espacios verdes y ciertas más, según el doctor Mathew White, sicólogo ambiental y también estudioso de la Facultad de Exeter que trabaja en BlueHealth, un emprendimiento de la Unión Europea, que inspecciona los resultados positivos de los panoramas con agua sobre la salud y el confort de la gente.

En BlueHealth forman parte 18 países, entre España, a través del centro de investigación ISGlobal de Barna.

Los 5 enormes propiedades de la naturaleza para la salud

Un análisis de la Facultad de Exeter para BlueHealth hizo descubrimientos con cantidades muy específicas. Entre otras cosas, que la gente que visitan la costa cuando menos un par de veces a la semana tienden a sentirse mejor física y mentalmente. La investigación recomienda que dos horas por semana de cura en un “espacio azul” podrían ser muy buenas para la mayor parte de personas.

Investigaciones precesoras habían exhibido que la gente que viven a un quilómetro de la costa marítima gozan de mejor salud que la media, y que la gente que están en una playa, un puerto o bien otro ámbito con agua se sienten más contentos que en el momento en que se encuentran en un espacio urbano habitual. La distingue al puntuar su vivencia es exactamente la misma que entre ayudar a una exposición artística y hacer las tareas del lugar de vida.

Aunque sus provecho son únicos, el mar no es infaltante. Para presenciar los provecho y bienestares de un “espacio azul”, los protagnistas tienen la posibilidad de ser un río, una fuente o bien, inclusive, un lago urbano bien diseñado.

¿Por qué razón son ventajosos los “espacios azules”?

Hay una sucesión de componentes que transforman los espacios con agua en positivos para el confort de la gente:

  • Son sitios con el aire menos contaminado y con más luz del sol. El sol, como es conocido, es la primordial fuente de vitamina D, que influye sobre la inmunidad. La luz además actúa sobre el estado anímico.
  • En estos espacios se tiende a ser más activo físicamente: se pasea, se marcha en bicicleta o bien, inclusive, se hacen deportes acuáticos.
  • El agua tiene un efecto restaurador sobre la psique: disminuye el estrés y capacidad un estado anímico positivo con más intensidad que los espacios verdes. Este efecto se fortalece en el momento en que los conjuntos de amigos o bien familiares se reúnen para conocer estos espacios con la intención de pasar un tiempo en compañía.
  • Cerca del mar, con el estímulo del rumor cadencial de las olas, el pensamiento tiende a concentrarse en las percepciones de los sentidos, y se abandonan los pensamientos depresivos.
  • El efecto incitante se multiplica si se navega, se surfea o bien se nada, porque se está completamente concentrado en los movimientos del aire o bien del agua.

¿Nos puede enfermar el lugar en que vivimos?

Los objetivos del programa BlueHealh

El conjunto en todo el mundo y multidisciplinar que trabaja en el software BlueHealth espera entablar las virtudes de tener “infraestructuras azules” (en la costa, los ríos y los lagos interiores) que tienen la posibilidad de contribuir a emprender los primordiales retos de salud pública, como la obesidad, la inmovilidad física y los trastornos de salud psicológica.

Para los estudiosos, resulta fundamental asegurar que todas y cada una la gente tengan ingreso, más que nada las que están en peor coyuntura económica, porque son las que resultarán más favorecidas.

En términos políticos, significa contrarrestar el más grande costo de mercado de la primera línea de mar con la creación de espacios públicos. Además significa asegurar estos espacios en frente de las secuelas previstas del calentamiento de la atmósfera, como el incremento del nivel del mar.