Saltar al contenido

¿Se puede ser feliz? 10 formas de acercarnos a la felicidad

Ser feliz es viable, bastante gente consiguen serlo. No es una cuestión de amontonar recursos materiales, de hermosura o bien de trabajo. Para festejar los 100 primeros artículos de esta bitácora “Desde la consulta”, voy a comunicar con nosotros 10 claves a fin de que encontréis vuestra propia felicidad.

Estos consejos, compendiados a lo largo de mis más de veinte años de trabajo como sicólogo, derivan de las conclusiones finales de mis pacientes. Estas personas, que asistieron a consulta infelices y aquejados de inconvenientes sentimentales y/o bien físicos, tras terminar su terapia, alcanzaron un estado de equilibrio y felicidad personal como jamás antes habían popular.

El sendero a la alegría

Estos son los cambios que te sugiero iniciar a ingresar en tu vida:

1. Háblate con respeto, con amor y entendimiento

Aprendiste a valorarte mediante las expresiones que escuchaste a los mayores vocalizar sobre ti. Destierra de tu vocabulario estas expresiones que heredaste de como “no puedo”, “no me lo merezco”. Cambia la manera de dirigirte a ti misma, no lo vuelvas a llevar a cabo desde la negatividad, háblate siempre desde el cariño y la entendimiento. Establece contigo misma una relación de amor incondicional, de apego seguro.

2. Confía en ti. Ten fe en ti misma

Si, desde pequeña, te hicieron dudar de ti y de tus habilidades, llegó el instante de ofrecerle la vuelta a la tortilla y empezar a dudar de . No tenían razón. Eres un individuo con enormes dones y talentos. Confía en ti, tienes bastante potencial y estás muy bien capacitada para desarrollarlo.

3. Prosigue tu instinto. Pelea por tus sueños y cúmplelos

Conecta con lo que disfrutas llevar a cabo, quizá con aquello que te agradaba de pequeña y te impidieron evaluar. Recobra tus sueños. Explora y lleva a cabo todos tus talentos. Fluye, piensa qué deseas llevar a cabo con tu vida y proporciona los pasos que precises para enfocarte en ello.

“La alegría es pensar que la alegría es viable”

4. No poseas temor, este te controla

Los temores son anticipaciones negativas, premoniciones pesimistas que te frenan y te previenen llevar a cabo lo que quieres. Varios de los que poseemos, los arrastramos desde nuestra niñez. ¿Sabes que puedes evadir que prosigan ejercitando su poder sobre ti? En el momento en que se muestre un temor en tu vida, pregúntate ¿qué es lo malo que puede pasar?

5. Deja de inquietarte por todo

La preocupación no te asiste para arreglar los inconvenientes, al revés, te hace perder tiempo y energía. No te pases horas ofuscada y dándole vueltas a qué pasará, y repitiéndote oraciones como no lo voy a poder, no voy a poder. Céntrate en el presente. La solución llegará.

La alegría es más paz interior que alegría

6. No seas perfeccionista. Los fallos son atrayentes

Desde pequeños, valorados en el instituto por notas numéricas, nos inculcaron la iniciativa de que es malo y dañino cometer fallos. No obstante, la neurociencia nos comunica que errar es requisito para estudiar. No pasa nada por fallar, por no ser especial, por meter la pata. A todos nos pasa. Desde hoy, más que charlar de fallos, charlemos de ocasiones de estudio.

7. Tómate las cosas con sentido del humor

Inclusive, frente a las ocasiones más bien difíciles, busca la manera de sacarle un destello de humor. Te asistirá a tranquilizarte y ofrecerte tiempo para tomar visión sobre las situaciones que debes enfrentar. El sentido del humor, buscar una nota efectiva en el caos, te servirá de acompañamiento para sobrellevar bastante superior algún coyuntura a la que debas encararte.

8. Rodéate de gente bonita

Quédate con esas personas (familiares, amigas, compañeras de trabajo) con las que te sientas a gusto, aquellas que no te juzgan y te desean así como eres. Libérate de todas las otras. No te hacen ningún bien y no tienes ninguna obligación para con .

“La alegría auténtica es la compartida”

9. Diviértete. No estés siempre haciendo un trabajo

La vida es considerablemente más que trabajar. Si exprimimos nuestra cabeza y nuestro cuerpo, con el tiempo, nos va a pasar factura. Requerimos hallar la estabilidad entre trabajo, reposo y ocio. Diviértete con la vida, sal a pasear por la naturaleza, prepara ricas comidas, charla con tus amigas, mantén sexo placentero y equilibrado, ponte una película… Seguramente varias cosas te hacen feliz: ¡no las dejes siempre para mañana!

10. Sé tolerante. Los cambios llevan tiempo

Habitamos la sociedad de las prisas, el estrés y la comida veloz. La psiquiatría nos asegura pastillas prodigiosas para arreglar los inconvenientes, mas la cabeza humana es muy complicada y requiere tiempo para procesar los cambios. Confía y ten paciencia. Los cambios llegan y, seguro, que merecerán la pena.