Saltar al contenido

Salir con un hombre más joven: una opción posible

¿Qué sucede en el momento en que tiene diez años menos que ? Pasar, pasar, no pasa nada. Eso sí: deberás encararte a los prejuicios sociales que ven natural la distingue de edad entre mujeres jóvenes y hombres superiores, y antinatural en el momento en que es al contrario.

Habitamos una sociedad que se escandaliza en el momento en que una mujer escoge emparejarse con alguien más joven que . A las estrellas se les excusa porque como son actrices, modelos o bien vocalistas (se sabe que tienen sus excentricidades y sus antojos). A se les ve como unos jóvenes ambiciosos que desean aprovecharse de su dinero.

Mas a las mujeres de carne y hueso se les niega el derecho a escoger una pareja más joven que porque se asocia siempre a una nosología sexual, oséa, a la oportunidad de que sea una mujer que requiere bastante sexo y lo busque en hombres con más capacidad sexual.

El poder de las mujeres orgullosas, ¡úsalo!

Existe todavía una doble ética que nos hace pensar que las mujeres nos emparejamos para hallar una situación popular, capital asegurados, seguridad económica y la oportunidad de fundar una familia feliz. Esta doble ética nos hace opinar además que los hombres se unen a las mujeres para tener sexo y recibir cuidados, y que nuestro deseo sexual es bastante menos fuerte que el de .

De ahí que entre las primordiales reivindicaciones del feminismo es que las mujeres poseemos derecho al exitación, poseemos derecho a gozar y poseemos derecho a emparejarnos con quien deseamos.

No obstante, el patriarcado prosigue condenando a las mujeres que escogen desde la independencia, sin temor al qué afirmarán, sencillamente pensando en su felicidad.

Las llaman ególatras a fin de que se sientan responsables y a fin de que tengan temor de ser degradadas en su categoría. Les aseguran que las mujeres enserio no andan intentando encontrar jóvenes, que tienen que buscar a su pareja en las franjas de su edad o bien, en cualquier caso, en las franjas de edad superiores.

Es realmente difícil romper con este rechazo popular mas es primordial llevarlo a cabo porque está en juego nuestra independencia para emparejarnos con quien deseamos.

Somos nosotras las que escogemos a nuestras parejas y lo que importa no es la edad, el tono de la piel, la religión, la nacionalidad o bien la clase popular a la que forma parte nuestra pareja.

Lo que importa enserio, lo único que importa de todos modos, es que sea buena persona, que nos trate bien, que nos protega y sea franca y que tengamos la posibilidad gozar del amor con .

Es primordial que los prejuicios del resto no nos paralicen ni nos destrocen la vida: lo más esencial es liberarnos del temor al qué afirmarán, dejar de evaluar a el resto, y vivir nuestra vida como deseamos.