Saltar al contenido

Qué Es Magnesio, Cuanto Hay Que Tomar Y Dónde Se Encuentra

Cada cierto tiempo, un nutriente monopoliza la atención y se le comienzan a atribuir muchos de provecho y caracteristicas curativas. El magnesio es uno de : súbitamente se ve la panacea para muchas enfermedades y se sugiere tomarlo en suplementos, mas merece informarse bien antes de llevarlo a cabo.

¿Qué es el magnesio?

Es un mineral importante en varios procesos metabólicos: primordial para el sistema inmunitario, para el desempeño muscular y inquieto, para la salud ósea y la cardiovascular. Además participa en la síntesis proteica y la producción energética.

Y es requisito para la síntesis de ADN y para el acertado desempeño de determinados neurotransmisores.

Fuentes de magnesio

Está presente, esencialmente, en los comestibles de origen vegetal (más que nada en las verduras de hoja de color verde obscuro, porque pertenece a las moléculas de la clorofila), y además en legumbres (de forma especial, la soja y sus derivados), frutos secos, semillas, cereales integrales, cacao y lácteos.

¿Cuánto requerimos?

Es un mineral que se encuentra en nuestra nutrición y su déficit es inhabitual en condiciones normales, con una dieta ligerísimamente saludable.

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimenticia, los hombres de 18 años o bien más requieren 350 mg cada día de magnesio, y las mujeres 300 mg, sin variantes en embarazo o bien lactancia.

La consideración del magnesio en tu salud

Déficit de magnesio

¿Existe déficit? La respuesta es un “no” rotundo. La Encuesta Nacional de Ingesta Dietética nos comunica que la ingesta media de magnesio de la población de españa está entre 300 y 400 mg cada día, con variantes según el conjunto de edad, y que solo las mujeres de 24 años se quedan sutilmente bajo esa cantidad.

Se ve improbable, por consiguiente, que precisemos generalizar los suplementos de magnesio en la población sana, en el momento en que sus requerimientos se cubren bien con la dieta.

Causas del déficit

Las causas más recurrentes en nuestro ámbito son:

  • El alcoholismo
  • Los inconvenientes digestibles con malabsorción
  • La utilización de determinados fármacos diuréticos
  • Los tratamientos con quimioterapia

En todos estas situaciones, la actuación precisa es arreglar el inconveniente de base, no sencillamente ofrecer suplementos (y solo si son precisos).

¿Y los diábeticos?

La gente con diabetes de tipo 2 tienen más compromiso de padecer un déficit, fundamentalmente si la diabetes no está bajo control. Por otro lado, la American Diabetes
Association afirma que suplementar con magnesio a quienes no muestran deficiencia no posee efectos señalables en el manejo de su nosología.

¿Y los atletas?

El déficit de magnesio es más recurrente además en atletas de prominente desempeño, que deberían asistir a un dietista-nutricionista para conseguir un consejo de nutrición profesional ajustado a sus pretenciones específicas.

Veganos, sin inconvenientes

En el otro lado poseemos a quienes prosiguen una dieta vegetariana, principalmente a los veganos, con una ingesta de magnesio mayor a la de la población general, según datos del EPIC-Oxford en 2016 (que estudia la relación entre la dieta y el cáncer y otras patologías).

Suplementarse, ¿sí o bien no?

A la luz de estos datos, no se ve que las voces que alarman sobre un déficit popularizado de magnesio tengan otra justificación más que atestar los bolsillos de unos pocos. Una alimentación sana cubre nuestros requerimientos sin inconveniente.

Más magnesio no es preferible. Añadir más magnesio en el momento en que ahora tomamos bastante con la nutrición, no contribuye virtudes. Es verdad que existen algunos casos en los que dosis altas de magnesio tienen la posibilidad de tener un efecto terapéutico en varias enfermedades, como la jaqueca. Mas eso no debe ver con un suplemento de dosis baja recurrente, sin con otro género de tratamientos que han de estar apropiadamente pautados y supervisados.

Resultados perjudiciales

Tomar bastante magnesio con apariencia de suplementos por nuestra cuenta tiene la posibilidad de tener resultados perjudiciales como diarreas, náuseas y otras afecciones digestibles. A dosis altísimas, tiene la posibilidad de tener efectos más graves, aunque no es recurrente que ocurra, mas sí que hay que extremar la precaución en pacientes nefríticos y en pequeños.

¿TE HA INTERESADO ESTE ARTÍCULO?

Puedes suscribirte a la gaceta Alimentospara y recibirla con comodidad en tu casa. Más información aquí.