Saltar al contenido

¿Qué es “andar rápido”? Descubre la velocidad más sana

Tienes ganas de saber cuánto ejercicio deberías llevar a cabo para estar en forma y te recomiendan, entre otras cosas, que camines 7-8 quilómetros diarios a paso veloz. Y en la agilidad está la clave, ya que si vas bastante retardado, tal y como si fueses paseando, no puedes aguardar todos y cada uno de los provecho probables de tu sesión de ejercicio.

Mas, ¿qué es proceder a paso veloz o bien rápido? ¿Lo que es retardado para unos no es veloz para otros? ¿No es una apreciación muy subjetiva? Sí, lo es, de ahí que profesionales como la doctora Catrine Tudor-Locke quisieron afinar.

La primera respuesta de un profesional puede ser: la agilidad ha de ser bastante para multiplicar por tres la tasa metabólica en reposo. Lo que no aclara bastante.

Otra respuesta propia de un experto sería: la agilidad correcta es aquella que necesita un 70% de nuestra continuidad cardiaca máxima. Esto no solo no nos da un consejo comprensible, sino abre la pregunta sobre qué será la continuidad cardiaca máxima.

¿Puedes cantar?

El Centro para el Control y la Prevención de las Patologías, del Gobierno de los USA, da un consejo más lírico: el paso rápido es aquel que te facilita charlar, mas no cantar. Mas es necesario ser un individuo peculiar para ponerse a cantar a lo largo de la sesión de ejercicio con la intención de hacer comprobaciones técnicas.

Catrine Tudor-Locke, de la Facultad de Massachusetts en Amherst, ha anunciado una investigación en el British Journal of Sports Medicine para solucionar al fin y al cabo la cuestión.

Cerca de 100 zancadas por minuto

Tras investigar los 38 estudios más estrictos sobre ejercicio, provecho para la salud y continuidad cardiaca, respiratoria, tasas metabólicas, distintas índices de masa corporal, edad y otras cambiantes, halló una respuesta milimétrica: el paso rápido es aquel que cubre 4,3 kms por hora. Dicho de otra forma 100 zancadas por minuto (oséa, dos por segundo). Estas cantidades ahora son muy específicas y prácticas.

No precisas ninguna aplicación ni un dispositivo arroscado al brazo. Cuenta los pasos que das en 10 segundos y multiplica por 6 para comprender tu ritmo.

Es una agilidad que resulta cómoda, no extenuante, para la mayor parte de personas. Si estás en buenísima forma física y tienes menos de 60 años puedes ofrecer ciertas zancadas más por minuto, asegura Tudor-Locke.

¿Por cuánto tiempo?

Cuando entendemos con precisión cuál es el ritmo correcto, nos queda por aclarar el tiempo o bien la distancia. La doctora de Massachusetts recomienda un mínimo de 3.000 pasos rápidos cada día o bien, lo que es semejante, media hora de caminata.

La proporción de calorías que se queman en media hora de caminata rápida es dependiente de causantes como el peso del cuerpo, la inclinación del lote o bien la temperatura, mas, como media, tenemos la posibilidad de abrasar unas 250 calorías.

Llevar a cabo ejercicio con los nombrados requisitos nos genera un provecho general para la salud: para los sistemas cardiovascular y respiratorio, para el cerebro, la inmunidad o bien el sistema muscoloesquelético.

Mas si estamos cómodos, tenemos la posibilidad de pasar de la caminata “rápida” a la “robusta”. Tudor-Locke no se anda con rodeos: el ritmo de una caminata a nivel científico robusta es de 130 pasos por minuto. Un poquito más -140 pasos- y vas a estar corriendo.

Estiramientos, fuerza, equilibrio

Hasta aquí nos estuvimos refiriendo al ejercicio aeróbico, que necesita un esfuerzo del sistema respiratorio y del corazón. Mas para proteger la salud además es necesario esfuerzo muscular, equilibrio y conciencia corporal.

Por esto una actividad física completa necesita de otro género de ejercicios complementarios: estiramientos o bien yoga, Pilates o bien ejercicios con pesas o bien máquinas, taichí y chikung son ciertas prácticas y disciplinas que nos asisten a trabajar esos puntos.