Saltar al contenido

¿Qué cuidados hay que tener con el coronavirus en los aseos públicos?

Los baños públicos son un espacio de compromiso para la transmisión del virus SARS-CoV-2, según una investigación efectuada por científicos chinos, cuyos desenlaces fueron publicados en la gaceta Physics of Fluids. Los estudiosos examinaron cómo pequeñas partículas suspendidas se distribuyen en el aire siempre que se descarga un inodoro y concluyen que posiblemente otra gente inhalen nubes de aerosol contaminadas con virus. Investigaciones precesoras habían demostrado que las heces de la gente inficionadas tienen la posibilidad de contener material de coronavirus.

Cerrar la tapa antes de tirar de la cadena

Los físicos de la Facultad de Yangzhou usaron modelos informáticos explicados para seguir las corrientes de agua y aire que emergen en el momento en que se ejecuta la descarga de agua con diversos tipos de inodoros. Consecuentemente, se desarrollan vórtices en el inodoro, que se elevan con apariencia de nubes de aerosol sobre la taza, hasta una altura de poco menos de un metro, entonces se tienen la posibilidad de inhalar o bien poner en las superficies.

Los sprays son una mezcla de partículas suspendidas sólidas o bien líquidas en el aire. Las pequeñas gotas del tamaño de un micrómetro tienen la posibilidad de flotar en el aire a lo largo de más de un minuto, como comentan los estudiosos. Se vio además que en los inodoros con 2 entradas de agua, los sprays volaron aún más veloz.

26 medidas para impedir el coronavirus dentro y fuera de casa

“Se puede sospechar que esta agilidad será aún más grande si un inodoro es utilizado con mucha continuidad, entre otras cosas un inodoro familiar o bien público en una sitio con enorme consistencia de personas”, enseña el coautor Ji-Xiang Wang.

La solución al inconveniente es tan fácil como cerrar la tapa del inodoro antes de hacer la descarga de agua. No obstante, varios inodoros en espacios públicos, principalmente en los USA, no tienen tapa.

Las heces como fuente de contagio de la COVID-19

El coronavirus de la COVID-19 están en cuando menos el 41 por ciento de los pacientes inficionados, como probó una investigación anunciado en la gaceta JAMA Network Open. No obstante, los virus son ocasionalmente ejecutables: unicamente se hallaron virus con aptitud de infección en 2 de 153 muestras.

Entonces, en los váteres, más que nada en los públicos, inficionarse desde las heces no es muy probable. El más grande compromiso está en que son espacios cerrados, pequeños y comunmente muy frecuentados donde el virus puede mantenerse en el aire.

Virólogos como Clemens Bendtner, que trabaja con Christian Dronten, primordial asesor del gobierno alemán para la pandemia, sugieren no sentarse sobre inodoros públicos, usar mascarilla y lavarse las manos antes y después.