Saltar al contenido

¿Puede tener mi hijo Altas Capacidades Intelectuales?

Inicio / Weblogs / Desde la consulta

Crianza

05 de septiembre de 2019 · 13:53

Determinados rastros tienen la posibilidad de llevar a las familias a dudar que su hija o bien hijo tienen Altas habilidades Intelectuales. Detectarlas a tiempo puede ser muy bueno para estos pequeños tan destacables.

Desde la consulta

BLOG

Desde la consultaRamón Soler

“Ramón, Araceli no es habitual”, me ha dicho Juan, un padre que asistió a consulta preocupado por el estado sensible de su hija de 8 años. “Se preocupa bastante, es exagerada para todo, al unísono se ve muy más grande, mas pequeñísima para otras cosas, llora siempre que pasa una motocicleta junto a nosotros, no para de quejarse…”.

Estas son ciertas peculiaridades que los pequeños de altas habilidades tienen la posibilidad de enseñar. Al paso que estas características les hacen ser, suponer y actuar de manera diferente al resto de los pequeños, además tienen la posibilidad de transformarse en fundamento de incomprensión y de puerta de inseguridad en frente de el resto.

Cómo admitir las Altas Habilidades en un niño

En este artículo he compendiado, en forma de corto guía de rastros, ciertas peculiaridades más habituales que estos pequeños tienen la posibilidad de enseñar. Desde luego, huelga decir que sólo algunas de las personas de altas habilidades son iguales ni muestran exactamente las mismas peculiaridades.

  • Dominan el lenguaje desde muy temprana edad. Entre las peculiaridades que más llama la atención de los progenitores con pequeños de Altas Habilidades (Antes de Cristo) es que empiezan a charlar desde muy temprana edad, determinados desde el instante en que tienen meses. Con menos de un par de años tienen la posibilidad de conformar oraciones complicadas y en tiempos verbales que otros pequeños tardan años en controlar. Además, mientras medran, su léxico se enriquece y tienen un dominio de la lengua muy profundo. Además resulta interesante cómo acostumbran vocalizar de manera muy remarcada las expresiones.
  • Tienen una alta aptitud de concentración y observación. Desde su época de bebés, estos pequeños llaman la atención a los mayores de su alrededor por su aptitud de concentración y de observación. Tienen la posibilidad de pasarse largos minutos jugando con algo que les apasione. Además, son muy observadores, miran atentamente todo lo que les llama la atención y se fijan en datos de los que solo se percatan. Su mirada, fija y también capaz, llama bastante la atención.
  • Tienen una enorme memoria y eficacia mental. La gente de Antes de Cristo tienen lo que se llama un cerebro en llamas, o sea, un cerebro veloz, en movimiento perpetuo, que no para ni un minuto inmovil. Gracias a este desempeño cerebral peculiar, el pensamiento de los pequeños de Antes de Cristo es veloz y vivaz, siempre están ideando, tramando, pensando y ensayando.
  • Su pensamiento es arborescente. En oposición al pensamiento lineal, secuencial y progresivo recurrente en el hombre, los pequeños de Antes de Cristo muestran un pensamiento arborescente. Esta cualidad les contribuye a ser formidablemente creativos y también imaginativos. Los pequeños de Antes de Cristo desarrollan su imaginación desde la asociación de imágenes, conmuevas y también ideas tomadas de campos muy dispares.

“Los pequeños y pequeñas con altas habilidades comunmente sienten que no encajan en el planeta”

  • Duermen muy poco. Para bastantes pequeños de Antes de Cristo el instante de irse a reposar puede ser un suplicio. Siendo tan en movimiento, intelectualmente comentando, el tiempo de sueño piensa para una genuina pesadilla. Les cuesta desconectar y relajarse. Determinados pequeños muestran sueños muy vívidos, otros pesadillas recurrentes. Además tienen la posibilidad de mostrarse capítulos de sonambulismo.
  • Muestran hipersensibilidad. Etiquetas, zapatos, determinados tejidos, fragancias, sabores, texturas, colores, ruidos, tienen la posibilidad de fastidiar poderosamente a los pequeños de Antes de Cristo, tanto para llevarles hasta el llanto.
  • Hiperemocionalidad. La sensibilidad sensible de estos pequeños resulta muy profunda y marcada. Frecuentemente, sus progenitores los describen como pequeños intensos que reaccionan (para el resto) de manera exagerada. No obstante, no exageran, estos pequeños viven de manera considerablemente más intensa y profunda que el resto pequeños. Además se preocupan bastante, desde temporadas muy tempranas, por temas como la desaparición, su destino y las injusticias. Son muy empáticos y enormemente sensibles.

Altas Habilidades: la cara esconde de el intelecto

  • Padecen fracaso escolar. Al tener una aptitud de estudio tan veloz y eficiente, son pequeños que acostumbran frustrase bastante con ocupaciones muy repetitivas. Por esto es recurrente que se aburran del instituto desde la etapa infantil. Más adelante, varios de padecen fracaso escolar. Además, como detentan una capacidad memorística, no requieren estudiar para subsistir en el sistema escolar, por lo cual sus notas no son sensacionales.
  • Todo lo opínan, todo se lo cuestionan. Estos pequeños intelectualmente tan profundos requieren una explicación para todo. No se constituyen con el habitual “porque sí” o bien “porque lo digo”. Todo lo cuestionan y al mundo entero, incluidos sus progenitores, cuestionan.
  • Quieren, ávidamente, entender y abarcar: es su motor de vida. Para , la etapa de los “¿por qué razón?” empieza a edad muy temprana y, quizás, si se desarrollan de manera correcta y no pierden su sed de entender, jamás acaba.
  • Disincronía. Algunas veces, semejan más superiores de lo que son, en ocasiones, más pequeños. Esto crea enorme confusión a los mayores de su alrededor. Puede darse una falta de sincronización en el avance intelectual, popular, afectivo, físico y motor. Aunque sean pequeños intelectualmente muy avanzados, su evolución sensible, física o bien popular va a otro ritmo.
  • Requieren seguridad y cariño siempre. Para realizarse de manera saludable y balanceada, estas pequeña y pequeños tan increíblemente sensibles requieren sentirse siempre seguros y denuncian siempre la existencia de los mayores de su alrededor. Para resulta infaltante, a lo largo de los primeros años de vida, estar cerca de sus figuras de apego primordial. Si se sienten solos o bien mal acompañados, su autovaloración se ve intensamente mermada.

Si detectas numerosos de estos rastros en tu hijo/a y consideras que tiene la posibilidad de tener Altas Habilidades, es conveniente comentarlo en el instituto a fin de que logren advertirlo de manera correcta.

Más artículos del weblog

Ramón Soler

Sicólogo

Psicología en la práctica a través del día a día de mi consulta: conceptos de psicología explicados por medio de casos reales.

Desarrollo personal

Explota todo cuanto sí puedes llevar a cabo en esta crisis del Covid-19

Hermanos

5 claves para entablar activas familiares sanas

Niñez y emoción

¿Por qué razón me cuesta tanto soliciar asistencia?

Lo más visto

Sugerimos

Protege su autovaloración

Expresiones perjudiciales: ¿qué huella dejas en tus hijos?

Ramón Soler

Particular día de la madre

6 cambios a fin de que tu hijo y seáis más contentos

Educación libre

Academias donde estudiar jugando, a su ritmo

Cristina Romero

Crianza

4 fallos recurrentes en la educación infantil

Cristina López Conesa