Saltar al contenido

¿Prestas Atención A Tu Suelo Pélvico?

Silvia Soriano es fisioterapeuta con un máster de Osteopatía. Hoy en día ordenada el máster de Osteopatía Visceral de la Facultad Autónoma de Barna y dirige la Clínica Osteopatía Egara. Como especialista en esta composición muscular comunmente olvidada, nos muestra en esta entrevista todo cuanto es sustancial entender.

El suelo pélvico impide la incontinencia y los prolapsos

–¿Qué es el suelo pélvico?

–Es un grupo de construcciones musculares, faciales y de tendones, que cierran inferiormente la pelvis en forma de “hamaca muscular“. Cumple una función de esfínter y de estabilización. Está dividido en dos planos: el profundo, que ejecuta el sostén visceral, y el superficial, solicitado de la continencia o bien cierre de esfínteres.

–¿Qué género de modificaciones acostumbran afectarlo?

–Las modificaciones tradicionales son la incontinencia y los prolapsos.

La incontinencia es la pérdida de control en los esfínteres y se clasifica en diversos tipos: las incontinencias de esfuerzo, enlazadas a la realización de un esfuerzo como el deporte, la tos o bien un estornudo; las incontinencias de urgencia, dada la necesidad imperiosa de ir al baño y pérdida de contención urinaria; y las mixtas, donde hay una mezcla de las dos. Además hay otras clases de incontinencia, como la fecal o bien la de gases.

Los prolapsos son la desubicación o bien caída de los órganos; comúnmente de la vejiga, el útero y también el recto. Hay que a un fallo en la musculatura profunda estabilizadora o bien en el sistema fascial y ligamentario que mantiene estos órganos.

Hace más fuerte tu suelo pélvico con huevos de jade

Lo que sucede en el suelo pélvico perjudica a otras construcciones musculares

–Si el suelo pélvico no está tonificado, ¿cómo puede perjudicar al resto de construcciones musculares del cuerpo?

–Como el suelo pélvico interacciona con otras construcciones que constituyen la pelvis ósea (se introduce en el hueso del pubis, las tuberosidades isquiáticas, el coxis y sacro) puede ofrecer sitio a numerosas modificaciones:

• Con relación a la columna vertebral, algún disfunción crea líneas de tensión que se reproducen y trasmiten durante su musculatura. Esto es que algún disfunción en la mecánica inferior se traduce en tensiones mecánicas ascendientes.

• Con relación a la musculatura pelvitrocantérea, puede perjudicar a la mecánica rotatoria de las caderas.

• Con relación a la musculatura profunda abdominal, debido al trabajo en grupo con los músculos transversos, oblicuos, al contraerse el suelo pélvico se ejecuta además una contracción en estas construcciones.

• Con relación a los tabiques de la cavidad abdominal (el periné, el diafragma, la musculatura lumbar y de la pared abdominal), con los que trabaja en sinergia, si hay una falta de seguridad o bien coordinación en alguno de estos tabiques, otro de se verá perjudicado.

10 ejercicios para comprender y sentir tu pelvis

Un inconveniente en el suelo pélvico perjudica a toda la columna vertebral

–¿Hasta dónde tienen la posibilidad de perjudicar las modificaciones del suelo pélvico a la columna vertebral?

–Aparte de la conexión anatómica osteomuscular, además se establece una relación con construcciones ligamentosas y aponeuróticas de la columna. El ligamento de inserción posterior del suelo pélvico, ligamento anocoxígeo, está relacionado con la terminación de las meninge, que tapizan el conducto de la medula espinal y se alargan hasta la cavidad craneana. De este modo, las líneas de fuerza y tensiones se emiten por toda la columna vertebral, causando tensiones y asimetrías en su mecánica.

–¿Cómo una disfunción en el suelo pélvico puede influir en la musculatura de la cadera?

–La inserción del chato profundo del suelo pélvico se otorga con relación a los músculos pelvitrocantéreos, como el obturador de adentro. Esto provoca que una disfunción, hipertonía o bien hipotonía logre influir de forma negativa en la musculatura de la cadera. Como además descender y perjudicar al integrante inferior, causando adaptaciones mecánicas. Como conclusión, una perturbación en el suelo pélvico puede crear cadenas lesionales ascendientes o bien descendentes.

Y del revés… un latigazo cervical perjudica al suelo pélvico

–¿Tienen la posibilidad de otras lesiones, como el latigazo cervical, perjudicar al suelo pélvico?

–Desde luego que sí, y la situacion del latigazo cervical representa un muy excelente ejemplo de esto. La tracción mecánica por este traumatismo a nivel cervical se transmite a los otros segmentos de la columna vertebral, incluyendo el lumbar, que está en relación directa con la inserción posterior del suelo pélvico. Y hay que tomar en cuenta que la transmisión no solamente se otorga por medio del sistema muscular o bien ligamentoso, sino más bien además a través del sistema neuromeníngeo. Se desarrollan inclusive modificaciones en el sistema inquieto central y neurohormonal.

¿Puede una embarazada llevar a cabo yoga?

Qué sucede tras un parto o bien cesárea

–¿Qué daña al suelo pélvico?

–En primer orden, se charla de los traumatismos obstétricos. Entre otras cosas, la utilización de fórceps y otros instrumentos para cambiar la situación del bebé. Además las episiotomías, que son pequeños cortes en el periné para incrementar la cavidad y hacer mejor el expulsivo en el instante del parto. En una cesárea, la incisión suprapúbica que atraviesa la piel, la musculatura y el peritoneo no solo influye en la pared abdominal sino además perjudica a otra de las fascias de la cavidad. Aun más si la cicatriz se enfibrosa. La debilidad en esta región se traduce en una hipertonía lumbar o bien en adaptaciones posturales debido al mal. Estas tienen la posibilidad de ocasionar la rectificación de la curvatura de la columna, que probablemente degenere en discopatías, como hernias discales y protrusiones. Esto se debe tratar construyendo la flexibilidad y haciendo más fuerte la musculatura en el área donde fue efectuada la incisión. Y se hace a través de técnicas de fisioterapia y osteopatía, y del ejercicio.

–¿Qué recomiendas en estas situaciones?

–El embarazo es una condición fisiológica del organismo, no una afección o bien nosología. Entonces, hay que continuar con la vida diaria recurrente y hacer ocupaciones físicas, evadiendo las de encontronazo. A nivel diagnóstico, sugiero comprobar exactamente en qué estado está el suelo pélvico antes del embarazo, por si acaso existe algún inconveniente que emprender con tiempo y para utilizar técnicas terapéuticas que después no van a ser capaces a lo largo del embarazo. A lo largo de la gestación se ejecuta un control y en el final se hace la valoración posparto, muy improtante: se aprecia la tonicidad del suelo pélvico, la fuerza muscular, su hipertonía o bien hipotonía, si hay algún desgarro o bien episiotomía, etc.

–¿Qué expertos hacen la valoración del suelo pélvico?

–Lo más recurrente es un ginecobstetra. Sin embargo, puede ser efectuada por un fisioterapeuta osteópata. Claro, lo mejor será que el profesional esté experto en el área. Si es un osteópata, es sustancial cerciorarse de que tenga como base una profesión sanitaria, como la medicina, la fisioterapia o bien la enfermería, y que después haya llevado a cabo el máster de Osteopatía, porque entonces va a tener la preparación correcta, con el saber global del sistema, que le dejará hacer un diagnóstico terminado. Este trabajo evaluativo va acompañado de uno terapéutico, en el que encaja la práctica del yoga.

El yoga asistencia al suelo pélvico

–¿Cómo puede asistir el yoga?

–Mientras que en otras prácticas tiende a ser una composición olvidada, en el yoga hay posiciones que implican la contracción siendo consciente de esta musculatura. O sea muy bueno. Facilita que se integre en nuestro esquema corporal, algo sustancial a fin de que nuestro sistema inquieto aprenda a hacer su contracción y la lleve a cabo partícipe de ocupaciones diarias. Mas no es una musculatura que deba contraerse de forma sostenida. Tienen que hacerse contracciones conscientes, espontáneas y breves (de entre 3 y 6 segundos).

De ahí que es considerable hacer una valoración adaptada y adecuar la práctica sabiendo si existe hipertonía o bien hipotonía de la musculatura, o bien otra característica biomecánica. Entre otras cosas, si se aprecia una hipertonía, se tiene que trabajar primero la flexibilidad de esta composición. En tanto que al emprender una hipotonía, el propósito es fortalecerla.

Un Profesional de FisiomYoga tiene la capacitación perfecto para el abordaje terapéutico del suelo pélvico.