Saltar al contenido

Prepara Tus Propios Patés 100% Vegetales Y Crudos

Realizar un paté vegetal resulta una labor simple y es una buenísima forma de integrar en nuestras comidas comestibles vivos con una rigidez mantecosa. Pertence a las técnicas básicas del raw food.

Los patés más sanos, hechos solo con vegetales

El origen del paté se remonta a la Edad Media, en el momento en que se preparaba a partir de carne picada, hígado o bien grasas animales. Hoy en día, con la inclinación vegetariana, poco a poco más en apogeo, poseemos muchas otras configuraciones de cocina.

La extensa oferta de patés vegetales en el mercado representa una buena opción de comida veloz que tenemos la posibilidad de tener en nuestra nevera y consumir cualquier ocasión del día. La mayor parte de patés que se venden, no obstante, se hacen a partir de tofu y otras preparaciones no tan frescas.

Además, varios están pasteurizados y su aporte sobre nutrición es nulo. Si compraremos un paté ahora elaborado, aconsejaría ver los elementos para confirmarnos de que sean naturales y no contengan colorantes, conservantes ni otros aditivos.

te sugiero llevar a cabo tus patés vegetales utilizando comestibles frescos, vivos.

Cómo elaborar tus crudipatés veganos

De todos modos, llevar a cabo un paté de esta clase es como elaborar una ensalada con apariencia de crema untable. Las opciones son infinitas, y los elementos además.

Tenemos la posibilidad de llevar a cabo patés con uno o bien varios elementos: frutos secos, semillas, aceitunas, verduras, algas, condimentas, setas, grasas vegetales… Combinándolos bien conseguimos preparaciones ricas.

Paté de pipas de girasol y remolacha

Para hacerlos requerimos una máquina procesadora manual o bien eléctrica, de mano o bien de vaso. Según la capacidad que tenga conseguiremos un paté más fino o bien más rústico.

El trámite es tan fácil como machacar todos y cada uno de los elementos juntos. Realizar un paté no ya no es una fácil y práctica técnica de cocina.

Recomendaciones para llevar a cabo patés más saludables y creativos

En el momento en que empleamos frutos secos o bien semillas como base del paté es aconsejable remojarlos en agua antes entre 4 horas y 12 horas. El hecho de remojarlos provoca que los frutos y semillas se activen nutricionalmente, y más que nada que se ablanden a fin de que de esta forma sea más fácil triturarlos.

Tenemos la posibilidad de llevar a cabo un paté solo de frutos secos o bien semillas, como uno de anacardos con aceite de oliva, sal y orégano. O bien unir frutos secos o bien semillas con vegetales crudos y dar de esta forma más lozanía, añadiendo entre otras cosas apio o bien zanahoria a este paté de anacardos.

Siendo cremoso, el aguacate resulta ideal. Alcanza con pisarlo con un tenedor para conseguir un paté exquisito y nutritivo, sin la obligación de ningún otro ingrediente agregada. Desde ahí tenemos la posibilidad de elaborar el popular “guacamole”, el que además podríamos clasificar como un paté.

Paté de aguacate y algas

El humus que todos conocemos es un paté de todas formas. Transporta como base garbanzos cocidos, adobados y trozados.

hago un humus desde garbanzos germinados, trozados y mezclados con pipas de girasol. Después condimento con comino, curry, tahini, limón, ajo y aceite de oliva. Una muy, muy rica explosión de gusto para el paladar.

Hay muchas composiciones de paté probables, ya que el reino vegetal es muy abundante tanto en sabores como en colores, texturas…

Cómo sacarle partido al paté ahora hecho

El paté vegetal ahora hecho se mantiene a lo largo de días en el frigorífico, en un envase hermético. Según los elementos soportará aproximadamente.

Además de comerlo como és, tenemos la posibilidad de untar crackers, acompañar crudités o bien completar comestibles como panqueques, tomates, champiñones, calabacines… Inclusive tenemos la posibilidad de ponerlo en un sándwich.

Canapés de paté de berenjena y champiñón

Si añadimos algo de agua,tenemos la posibilidad de transformar el paté en una salsa, o bien si le agregamos más agua aún, en una sopa fría. ¿No les se ve entretenido?

3 recetas para iniciar a evaluar

Espero con este artículo que les animéis a evaluar esta simple técnica y podáis asombrar a nuestros convidados con producciones autenticos. Como hay muchas composiciones probables, te recomiendo investigar.

  • Mas para iniciar, si lo quieres, puedes evaluar este crudipaté de champiñones y pipas de girasol o alguna de estas dos composiciones, muy ricas en antioxidantes:
  • Un paté de zanahoria con 600 g de esta raíz rallada. Tritúrala adjuntado con 60ml de agua, 60 ml de aceite de oliva, 1 diente de ajo y sal.
  • Otro de remolacha con 150 g de remolacha rallada, 200 g de pipas de girasol ahora remojadas, el jugo de un limón, 60 ml de tamari, aceite de oliva y comino en polvo.