Saltar al contenido

Preadolescencia en las niñas: cómo reforzar su autoestima

Medrar con sana autovaloración piensa partir de una base segura para desarrollar una vida plena y feliz. La autoconfianza, derivada de esta autovaloración saludable, pertence a las características más indispensables del humano.

Por esto, resulta lógico reflexionar que entre las superiores intranquilidades de progenitores y mamás es la de que sus hijos medren seguros de sí mismos y que procuren información sobre cómo remarcar la autovaloración y la autoconfianza de sus criaturas.

A estas tempranas edades, las pequeñas arrastran ahora una concepción muy negativa sobre el papel de la mujer y los especiales estéticos que tienen que cumplir para cuadrar en la sociedad de la cual formamos parte patriarcal. Además, otro apunte preocupante es que 3 de cada 4 preadolescentes están preocupadas por fallar y no ser perfectas.

¿Procuras agradar al mundo entero?

Jovenes que se desean poco

Este fenómeno no solo pasa en USA. En mi consulta, en los últimos tiempos, he apreciado un incremento de jovenes que solicitan a sus progenitores buscar asistencia sicológica porque no se sienten bien. Muchas de muestran inconvenientes de autovaloración.

Se sienten presionadas para actuar de una cierta forma o bien por vestir como viste la mayor parte. Si desean ser mismas y incumplen con los cánones establecidos, son rechazadas y señaladas. Transcurrido un tiempo, empiezan a dudar de sí mismas y acaban cediendo a las presiones o bien cayendo en una depresión por toda la tensión soportada.

Muchas pequeñas, en el momento en que llegan a la adolescencia, al estar siempre rodeadas de estos esquemas patriarcales, los han normalizado y se detallan inútiles de cuestionarlos. Desde su más tierna niñez tienen asumida la iniciativa de que las mujeres tienen que realizar una alguna imagen (delgadez, hipersexualización, sumisión, etc.) para ser admitida por el resto. La cruda situación es que estos estereotipos fueron conformados por una sociedad dominada por el machismo y el patriarcado que cosifica a la mujer y que quiere anular la fuerza y la autoconfianza de las pequeñas.

¿Quién decidió cómo debías ser?

Otro aspecto que influye de forma negativa en la autoconfianza de las pequeñas es la presión que padecen desde edades muy tempranas para ser perfectas y dejar de actuar como pequeñas. Los modelos de pequeñas de su edad que contemplan en el cine, la televisión y las comunidades son imágenes artificialmente sexualizadas de pequeñas y jovenes cosificadas que quieren ser adultas, vistiéndose y actuando como semejantes. Las pequeñas reciben este bombardeo de imágenes y estereotipos y terminan asumiendo que esta es la manera habitual y correcta de conducirse en la vida.

Cómo acompañar emotivamente a una hija joven

En consulta, no solo trabajo con la pequeña/joven, sino además dedico un tiempo a charlar con los progenitores para ofrecerles utilidades con las que poder contribuir a su hija. Les explico que, en frente de toda esta predominación negativa de la sociedad, progenitores y mamás, aún tenemos la posibilidad de llevar a cabo bastante para remarcar la autovaloración, la autoconfianza y la autoimagen de nuestras hijas.

La preadolescencia es una edad clave para remarcar la seguridad de las pequeñas. ¿Cómo tenemos la posibilidad de asistir en esta época a nuestras hijas?

  • Demostarles nuestra seguridad

A fin de que confíen en mismas, los progenitores y las mamás han de ser los primeros en confiar en sus hijas. Aunque a estas edades, el conjunto de amigas empieza a cobrar particular importancia, los progenitores aún tienen la posibilidad de llevar a cabo bastante para alentarlas a sentirse fuertes y seguras. Aunque este acompañamiento puede expresarse de muchas formas, lo primordial es exhibir siempre nuestra seguridad incondicional en y en sus criterios.

En frente de algún insulto o bien desprecio que reciban y que les realice dudar de mismas, tienen que tener a sus progenitores cerca, apoyándolas para recordarles lo estupendas que son.

  • Animarles a aprobarse así como son

Para contrarrestar todas y cada una de las influencias que quieren encasillar a las pequeñas y obligarlas a cuadrar en un único estereotipo, debemos enseñarlas a aceptar y apreciar las diferencias.

Hay muchas configuraciones válidas y cada una debe tener la independencia de escoger cómo vestir, cómo actuar, qué charlar o bien la persona con la que desee comunicar su tiempo.

Lo que hay que oír por ser mujer

  • Mostrarles modelos positivos

Desde hace años, bastante gente trabajan para recobrar las historias de muchas mujeres que fueron acalladas, infravaloradas (y sus logros silenciados) por el patriarcado dominante. En todos y cada uno de los campos de las artes o bien de las ciencias, siempre han existido mujeres fuertes y decididas que han luchado, con bastante trabajo, por sus sueños y que han logrado salir adelante en ámbitos muy hostiles.

Estos modelos son los que tienen que comprender las pequeñas de hoy en día, para que interioricen, desde pequeñas, que no hay terrenos vedados para por el hecho de ser mujeres y que, peleando, sacrificándose y siendo mismas, tienen la posibilidad de poder lo que se planteen.