Saltar al contenido

¿Por qué no aumenta el número de infecciones con la desescalada?

Aunque las cantidades oficiales en España de inficionados y fallecimientos reconocidos siembran confusión en la gente más clarividentes, todo se ve señalar que por ahora la desescalada no está ocasionando un incremento importante de las infecciones a pesar de que el virus prosigue ahí fuera.

Fiestas en la playa, asambleas en las viviendas, personas muy juntas en las terrazas, y una creciente seguridad entre bastante gente que les transporta a dejar la mascarilla o bien a usarla de algún forma hacían presagiar un incremento de casos que no se está generando.

Distancia, máscaras y sin multitudes

La situación de control de hoy se enseña porque se están sosteniendo las distancias entre personas en sitios como los transportes públicos, los centros de trabajo y todos y cada uno de los espacios cerrados. Aunque en la calle observamos a la gente juntas, el peligro de infección es bastante menor que en los sitios cerrados.

La mayor parte de personas es sensato y este cambio de actitud individual se puede ver a enorme escala, enseña la viróloga Melanie Brinkmann, del Centro Helmholtz para la Investigación de Infecciones. “El accionar de la gente ahora cambió. Bastante gente se mueven menos por temor a la infección”, asegura.

Según Brinkmann, la obligación de utilizar mascarilla además tuvo un efecto, algo que se ha apreciado en el número RO, la variable que los variablemiólogos usan para medir la situación de una epidemia. En el momento en que el valor RO está bajo 1 el número de novedosas infecciones es bajo.

El virólogo Jonas Schmidt-Chanasit añade otra razón para el número bajo de infecciones: la sepa de acontecimientos indispensables donde se reúnen bastante gente, como disputas deportivas o bien recitales musicales.

Todo ello ha servido a fin de que en España, en la primera semana de junio, la cifra de fallecimientos se haya mantenido en los 6 diarios con inclinación a bajar. En forma de comparación, el 2 de abril se alcanzó el pico de fallemientos fue de 950, según las cantidades del Ministerio de Sanidad.

Los rastreadores se ocuparán de los brotes ineludibles

Las autoridades sanitarias detectaron pequeños brotes que no se han descontrolado, mas Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Señales y Urgencias Sanitarias, advierte que algún asamblea popular puede transformarse en el punto de inicio de una exclusiva ola epidémica. Esto ahora se ha comprobado en países como Corea del Sur o bien Van a ir, que en este preciso momento atraviesa una grave segunda ola.

La mala suerte de que un individuo portadora del virus sea supercontagiadora y asista a una concentración de personas –entre otras cosas, una celebración de cumpleaños– puede ofrecer sitio a un foco en breve. Los estudiosos descubrieron que la pandemia se extiende más que nada con el apoyo de supercontagiadores que además tienen la posibilidad de ser asintomáticos. Se calcula que el 20 por ciento de los inficionados son causantes del 80 por ciento de las novedosas infecciones.

Para evadir estos brotes las comunidades autónomas están creando equipos de rastreadores que proseguirán la pista de cada caso. Si este rastreo tiene éxito se va a poder evadir una segunda ola.

Aunque el desconfinamiento está coincidiendo con un incremento de las temperaturas, es imposible asegurar que el calor sea un aspecto definitivo, como probó un trabajo de investigación hecho por estudiosos canadienses y suizos, anunciado en la gaceta Cmaj. El calor nada puede llevar a cabo frente a un brote, como se está probando con el presente incremento de la incidencia en países como Van a ir, Brasil o bien México.