Saltar al contenido

Por qué es importante que los niños jueguen (tanto en casa como en el colegio)

A través del juego, el niño puede estudiar una cantidad enorme de cosas en la escuela y fuera de , y el juego no debe despreciarse como una actividad innecesaria ni detallar una oposición entre trabajo serio escolar y el juego, sino más bien todo lo opuesto. Ya que el juego es tan primordial en el avance, la educación debe aprovecharlo y sacar de el máximo partido.

La música, las artes plásticas, la literatura, la historia, la geografía, la química, la física, el teatro, las matemáticas y la poesía tienen la posibilidad de constituir ocupaciones lúdicas.

Hay una actitud extendida de no adjudicar al juego la consideración que se merece, jerarquizando desmedidamente la consideración de la escolaridad, Es hora de que el juego sea puesto en el sitio jerárquico que le corresponde.

¿Cómo asistencia el juego al avance cognitivo del niño?

El juego es la actividad primordial del niño. El niño que no pudo expresarse a través del juego será un adulto con una aptitud creativa y también imaginativa mermada, habilidades que se fortalecen acorde se amplía la oportunidad lúdica, por medio de juegos, ocupaciones expresivas, anatómicos y deportivas. No se habla solo de darle juguetes, sin más ni más.

  • Por medio de los juegos iniciales, el bebé crea su cuerpo y, como parte sustancial del mismo, su sistema inquieto. Ese mecanismo de construcción es binario, trabaja por oposición y contraste, y su realización inicial se genera por medio de la exploración de texturas, superficies, consistencias y orificios.
  • El juego es el medio de estudio a través del que el niño inspecciona, explora y revela el planeta que le circunda. Conociendo el planeta, el niño se conoce a sí mismo.
  • Es su medio de expresión, comunicación y elaboración de enfrentamientos. Reitera de manera simbólica ocasiones agradables y penosas, exteriorizándolas, poniéndolas fuera, tratando dominarlas mediante su actividad.
  • La manipulación de materiales y elementos es una base primordial de cara al desarrollo de su aptitud lógica y simbólica.
  • Jugando, además, el niño comienza en los permisos que va a poder desempeñar más adelante.
  • El niño tiene aptitud espontánea para hacer juegos, como arrojar cosas fuera de su alcance, taparse con la sábana, ocultarse, meter elementos en orificios, abrir y cerrar puertas y cajas. Dado que juguemos con , y también incorporemos el lenguaje y el canto, le facilita enriquecer y hacer mas fuerte la construcción de su tan considerable planeta de fantasía.

Juego libre para sanar sus conmuevas

Cómo acompañar el juego del niño en el hogar

El juego del niño tiene más opciones en la medida en que haya aprendido a divertirse con los progenitores. En el momento en que un niño solicita un juguete, está demandando aprecio. El juguete puede ser sustituido por la presencia, el cariño y la atención de los progenitores, mas ese aprecio no puede ser sustituido por el juguete. La mejor forma de recompensar y apreciar el juego de un niño es distribuyendo la vivencia con .

El niño que vió desvalorizados sus juegos corre el peligro de ser un adulto que no se valore a sí mismo.La paciencia que pongamos en alentar, admitir y loar sus sacrificios, las buenas expresiones, las benditas expresiones, asisten en esa dirección. En cambio, los reproches, las expresiones malditas, los regaños, las mofas, los motes, los golpes y los castigos conducen a una construcción masoquista, invadida de sentimientos de culpa, que va a pesar de forma negativa en la vida futura de ese niño.

Van a quedar entonces comprometidas la relación con el resto, la aptitud intelectual y de estudio, la imaginación y imaginación, la incomodidad y el deseo, la salud física y mental, que son indisociables. Los estados depresivos, de ansiedad o bien de angustia y las manifestaciones sintomáticas patológicas acostumbran encajar con faltas en la construcción de ese planeta de fantasías.