Saltar al contenido

Mitos sobre el colesterol que tenemos que desterrar

En el momento en que estamos hablando de veganos y colesterol se oyen toda clase de declaraciones, desde el momento en que “el colesterol es requisito para el cerebro” y de ahí que los veganos están bajo riesgo, a que con una dieta vegana es realmente difícil tener inconvenientes de hipercolesterolemia.

Si a ello unimos todos y cada uno de los mitos y también ideas equivocadas sobre el colesterol que rondan por doquier, poseemos un coctel especial de ideas erradas y consejos equivocados.

Mas hayamos ido por partes:

¿Es verdad que los veganos no tienen la posibilidad de tener el colesterol prominente?

Es bien conocido que solo los comestibles de procedencia animal tienen dentro colesterol, por consiguiente una dieta vegana no tiene aporte exógeno de este producto. Esto transporta a muchas personas a suponer que entonces es realmente difícil que un individuo vegana tenga hipercolesterolemia, ya que su dieta tiene dentro un 0% de colesterol.

Esta deducción es falsa. Antes que nada debemos entender que el colesterol que está en nuestro cuerpo, no procede únicamente de la dieta, si no que una parte importante la genera nuestro cuerpo primordialmente en el hígado.

O sea sustancial porque el colesterol es una molécula que se requiere para ciertas funcionalidades celulares, y si nuestro cuerpo no lo generara, la gente veganas tendrían graves problemas, cosa que no pasa. En el momento en que no hay aporte dietético, nuestro cuerpo genera el colesterol primordial para hacer las funcionalidades.

Hoy entendemos que los escenarios plasmáticos de colesterol no se relacionan de manera directa con el consumo de comestibles ricos en exactamente el mismo. Esto se creía hasta hace no bastante, y era uno de los motivos por los cuales se restringían entre otras cosas los huevos a no más de 3 por semana. Restricción que está hoy completamente obsoleta.

¿Entonces la dieta no influye?

Sí, desde luego que la dieta influye en nuestro perfil lipídico, mas no siempre por su contenido en colesterol.

Una dieta rica en azúcar, harinas refinadas y grasas de baja calidad como las grasas hidrogenadas o bien los aceites refinados de semillas, va a tener un encontronazo negativo en nuestra salud cardiovascular y en los marcadores metódicos como es el colesterol HDL (el que llamamos bueno) que posiblemente baje, los triglicéridos o bien el colesterol LDL (el que llamamos malo) que posiblemente suba. Y esa dieta descrita podría muy bien ser vegana.

En el lado opuesto, una dieta rica en frutas y verduras, legumbres, frutos secos (y por consiguiente rica en fibra), con grasas saludables como la del aceite de oliva o bien el aguacate, seguramente va a mejorar esos marcadores, principalmente si se acompaña aparte de actividad física. Aunque esa dieta tenga dentro numerosos huevos cada día o bien otros comestibles saludables de procedencia animal.

Además, hay además causantes genéticos que tienen la posibilidad de lograr que nuestros escenarios de colesterol estén anormalmente altos, sin que la dieta logre llevar a cabo bastante por solventarlo, son las llamadas “hipercolesterolemias familiares”, y desde luego un individuo vegana además puede sufrirlas. Estas situaciones precisan comunmente de medicación como única opción.

¿Es tan considerable el colesterol?

No. Aunque a lo largo de un largo tiempo se ha utilizado como predictor del compromiso cardiovascular, hoy entendemos que como apunte apartado, no sirve de bastante.

Para lograr apreciar el peligro cardiovascular, debemos contemplar una foto más extensa, que integre todo el perfil lipídico, la composición corporal (principalmente los escenarios de grasa en la panza), la tensión arterial y otros indicadores.

Entre otras cosas, un colesterol total prominente, con un HDL prominente y un LDL bajo, no será un inconveniente. No obstante un colesterol total en rango, con el HDL por los pisos y un LDL prominente, tiene un pronóstico bastante peor.

De este modo mismo, hemos vivido (y aún vivimos) años de sobremedicación “para el colesterol”, las reconocidas estatinas. Obviando que un asesoramiento en cambio de hábitos hacia un modo de vida más saludable, podría haber beneficiado a la enorme mayoría de personas a las que se les administró de manera directa el régimen farmacológico.