Saltar al contenido

Meditación Para Reconocerte Y Ganar Autoestima

La seguridad y la seguridad son características humanas básicas que requerimos para subsistir, para hallar nuestro espacio en el planeta y para exhibirnos en . De ahí que, la relación interna que poseemos con esas características se transforma en la base de nuestro autovaloración y de nuestra forma de enlazamos con el resto personas, con el planeta y con la vida.

Comunmente en el momento en que no podemos encontrar esas características en nuestro interior, asistimos a procurarlas fuera de , intentando de contemplar su vacío por medio de otra gente o bien mediante cosas materiales y creando, por consiguiente, dependencia a .

Crear una relación sana, amable y respetuosa con nosotros ayuda a nuestra autonomía y a que tengamos la posibilidad relacionarnos con nuestro ámbito de manera sana y libre.

Meditación dirigida para agradecer tu día a día

La consideración de reconocernos

En la base de toda relación consciente están la aceptación, el respeto y la compasión, y o sea algo que requerimos tener presente para crear una relación sólida y sana con nosotros que nos ayuda de cimientos equilibrados desde los que relacionarnos con el resto personas y con las ocasiones que se muestran en nuestra vida.

Muy frecuentemente procuramos sostener las relaciones con el resto o bien con los hechos de la manera que aprendido que debemos llevarlo a cabo, aunque esa forma no se ajuste a nuestra forma de operar en el planeta.

En el momento en que lo hacemos, la seguridad en decrece, y entonces la seguridad en el planeta y en el resto personas, ahora que al no tratarnos bien instauramos la creencia de que nadie está presto a llevarlo a cabo. Esto perjudica a nuestras relaciones y a nuestra vida a la larga.

El agradecimiento por nosotros en toda nuestra plenitud y el respeto por nuestros límites, pretenciones y procesos interiores nos asisten a reconocernos y a valorarnos por lo cual somos en toda nuestra singularidad hermosa y por todo el potencial arrollador que hemos venido a prestar al planeta.

Podcast: Meditación dirigida para conectar con tu interior

Cómo meditar para reconocerte

  • Siéntate con comodidad de forma que consigas sostener tu espalda erguida y cierra tus ojos.
  • Entra en contacto con tu respiración y obsérvala por unos momentos sin intentar mudar nada.
  • Conviértete en siendo consciente de la forma en que te percibes, sintiendo las experiencias que brotan en tu cuerpo de esta percepción.
  • En este momento puedes percibirte desde fuera, visualízate desdoblándote y separándote de ti para tomar esa visión externa. Siente desde aquí esa percepción de ti y siente las experiencias presentes en tu cuerpo.
  • Conecta con instantes en los que no te tratas fundamentalmente bien, en los que eres riguroso o bien poco condescendiente contigo, o bien en los que te limitas de alguna forma.
  • Coloca una mano en tu pecho y siente lo que sientes al conectar con esos instantes mientras que te visualizas enfrente de ti. Respira un tanto más intensamente para dejar espacio a tus conmuevas.
  • En este momento puedes disculparte, diciéndote ‘Lo siento por…’ y expresándolo internamente o bien en voz alta.
  • Desde aquí puedes conectar con una sensación de agradecimiento por los instantes en los que has priorizado tus pretenciones, has puesto tus límites sanos y has sido amable y tolerante contigo.
  • Siente tu cuerpo en este momento, conviértete en siendo consciente de cómo te sienta tratarte de este modo y coloca tu atención en esas experiencias.
  • Con una mano en tu pecho puedes ofrecerte las gracias expresándolo internamente o bien en voz alta ‘Gracias por…’.
  • En este momento siente sensorialmente el efecto de haberte reconocido y complacido. Deja que las experiencias afloren y mantén tu atención en por unos momentos.
  • Hazle entender a esa versión de ti que tienes enfrente que puede confiar en ti, que escuchas sus pretenciones y límites y que es tu prioridad.
  • Siéntete otra vez y acoge todo cuanto brote sensorialmente de esto dándole la bienvenida y el permiso para estar ahí.
  • Conecta con una sensación de seguridad, de que estás seguro acogida o bien acogido por ti, y también inúndate de . Abre tu pecho, respira más intensamente y entrégate a ti misma, a ti, en seguridad.
  • De a poco puedes empezar a desplazar tu cuerpo y en el momento en que lo sientas abre tus ojos.