Saltar al contenido

Meditación para cultivar la confianza en momentos de incertidumbre

Nuestra cabeza comunmente tiene la necesidad de vigilar el lapso de las ocasiones empujándonos a llevar a cabo algo a fin de que ocurran como queremos o bien para entender cómo ocurrirán.

Esta actitud nos lleva a una falta de seguridad y de resiliencia y puede transformarse en una fuente de padecimiento y ansiedad.

Podcast: Meditación dirigida para conectar con tu interior

Procuramos sentirnos seguros

Tener aparentemente las cosas bajo control nos contribuye alguna sensación de seguridad. Aunque esa seguridad no es precisamente real, ahora que la mayoría de puntos de la vida son un secreto que no está al alcance de nuestro control.

De ahí que es sustancial estar libres a así como sucede, honrando su incógnita y su indecisión con humildad.

No tenemos la posibilidad de vigilar lo que sucede mas sí cómo lo percibimos: como un inconveniente con el que pelear o bien como un obsequio que agradecer. Escoger la segunda opción nos estabiliza internamente, y ahí es donde radica la seguridad verídica.

Una actitud de seguridad y apertura facilita que, tanto la vida como , nos despleguemos con espontaneidad y sin límites, fluyendo en todo nuestro potencial y dando sitio a nuestras infinitas opciones.

Meditación para aliviar el sistema inquieto y espantar la ansiedad

Cómo meditar para cultivar sensación de seguridad

  • Siéntate cómodamente, conecta con tu respiración y con el instante presente a través de . Conviértete en siendo consciente de tu cuerpo y relájalo, soltando tensiones.
  • Encuentra la sensación de indecisión en ti y obsérvala con curiosidad. Acoge con compasión la una parte de ti que está tolerando por esa indecisión.
  • Si percibes resistencia hacia la indecisión, acoge la resistencia.
  • Otorga la bienvenida a tus experiencias y mira cómo se mueven y evolucionan.
  • Halla en ti el alivio de no tener el control, de no poder y de no tener que llevar a cabo nada. Y date el permiso de reposar en y tambiéńl, respirando intensamente.
  • Estás donde debes estar. Sucede lo que debe acontecer. No existe nada que llevar a cabo, sencillamente estar abierta a vivir algún situación que la vida te obsequie.
  • Haz un ademán de entregarte a la vida en su secreto, su incógnita y su impermanencia, estimulando tu curiosidad hacia ese desarrollo de cambio recurrente.
  • Conecta con una sensación de seguridad en ti. Confía en que todo lo que sucede es una enorme ocasión y tiene un propósito.
  • Visualiza una mano enorme y cariñosa que te mantiene y entrégate a , abandónate con seguridad.
  • Proporciona espacio a la sensación de seguridad en ti y siéntela.