Saltar al contenido

Los Riesgos De Un Cerebro Desnutrido

El modo de vida moldea tanto el cuerpo como la cabeza. Es algo que sabían en la vieja Grecia y en India: los sabios insistían en que proteger el ámbito popular y físico, los hábitos, la dieta y la manera de suponer era fundamental para sostener una aceptable salud y envejecer en condiciones inmejorables.

El correr del tiempo deja su huella en todos y cada uno de los sistemas vitales, y el cerebro no escapa a este destino. Su deterioro no pasa de manera súbita a edades destacadas, sino empieza temprano y es progresivo. Cerca de los 40 años de edad comienza a advertirse una menor eficacia en determinados géneros de memoria, mas siempre nos encontramos a tiempo de tomar medidas, comenzando por la selección de comestibles.

¿El misterio de la serotonina? Búscalo en la microbiota de tu intestino

La iniciativa de que la nutrición es clave en la prevención y régimen de patologías como diabetes, obesidad, hipertensión y también el cáncer es familiar. Mas menos difundida es la relación entre la nutrición y la depresión, el estrés, la ansiedad y patologías neurodegenerativas como la patología de Alzheimer, que perjudica hoy a más de 30 miles de individuos.

Por otro lado, hay cientos de estudios científicos que prueban que la nutrición es primordial en la manifestación de trastornos piscoemocionales y neuropsiquiátricos. Por esto, entre las tácticas a nuestro alcance para sostener el cerebro en forma es integrar estos entendimientos en el carro de la adquisición y en la cocina. Oséa, seleccionar comestibles ricos en componentes neuroprotectores.

Una ración de verdura cada día remoza tu cerebro 11 años

En el cerebro hay más de 100.000 millones de neuronas y cada una tiene entre 10.000 y 200.000 puertas de entrada y salida de mensajes que les aceptan estar comunicado entre sí. Si hacemos cálculos, la conectividad de las redes de comunicación popular empalidece frente a la de nuestro entendimiento.

Uno de los más importantes mecanismos de transmisión de estos mensajes es mediante las moléculas llamadas neurotransmisores. Hay más de 50 distintas que regulan las funcionalidades fisiológicas (apetito, movimiento…) y mentales (atención, memoria, motivación), introduciendo las conmuevas y el estado anímico.

Para generar determinados de estos neurotransmisores precisos para la memoria y la educación (acetilcolina), la motivación (dopamina), la respuesta al estrés, la atención y el estado de alarma (noradrenalina), la regulación de los estados sentimentales (serotonina) y el sueño (melatonina), el cerebro requiere un aporte de nutrientes fundamentales, que por definición son substancias que nuestras células no tienen la capacidad de crear.

6 nutrientes indispensable para tu memoria

Déficits y nosologías

Por esto, una dieta deficiente en nutrientes fundamentales tiene secuelas graves a la larga y se asocia a un más grande compromiso de sufrir las patologías crónicas más recurrentes, dentro el Alzheimer y la depresión.

Requerimos nutrientes fundamentales como los aminoácidos, el hierro, las vitaminas B3, B5, B6 y C, y colina para generar los escenarios correctos de varios de los neurotransmisores clave para sostener el confort psicológico y sensible y proteger nuestras habilidades cognitivas. La literatura científica de hoy además recalca los resultados positivos de los ácidos grasos omega-3, el zinc, el magnesio y determinados polifenoles en la regulación del estado anímico, la ansiedad y la resistencia al estrés.

Las reacciones bioquímicas que suceden en nuestras células trabajan como toda cadena de producción: si escasea una parte en alguna etapa, se amontonan productos intermedios y decrece la síntesis de los que le prosiguen. El período de un carbono es una sucesión de reacciones químicas que sucede en todas y cada una de las células.

Uno de sus productos más destacables es la S-adenosilmetionina (SAM), que participa en la síntesis de neurotransmisores y en el cuidado de la maquinaria epigenética. Lo atrayente es que a fin de que el período de un carbono se sostenga en movimiento, requiere comburente con apariencia de algunos nutrientes fundamentales.

5 ayudas plus para tu cerebro

Un resultado neurotóxico

El resultado de una dieta pobre en estos nutrientes es extremista: la disminución en la producción de SAM y la acumulación de entre los subproductos del período de un carbono, la homocisteína, se asocian a la aparición de varias nosologías, como entre otras cosas depresión, Alzheimer y patologías cardiovasculares. Más de cien estudios clínicos publicados han encontrado asociaciones entre el compromiso de deterioro cognitivo y demencia y la existencia de escenarios superiores de homocisteína en la sangre o bien en el líquido cefalorraquídeo.

La homocisteína daña la circulación cerebrovascular y es neurotóxica, perjudica a la expresión de genes, causa daños en el ADN y capacidad varios de los mecanismos moleculares causantes del Alzheimer.

En personas de una edad promedio de 75 años se vió que, cuanto más superiores son los escenarios de homocisteína circulantes en la sangre, más grande es el nivel de atrofia en la materia o bien substancia blanca de las ubicaciones frontales, parietales y occipitales del cerebro.