Saltar al contenido

La tabla de equilibrio mejora tu estabilidad

Aunque parezca paradójico, el cuerpo sostiene el equilibro debido a que lo pierde y lo recobra todo el tiempo en milésimas de segundo. Somos buenos representantes de la seguridad de la inestabilidad.

La posición, construida sobre la base de los pies y las cadenas musculares, está en recurrente cambio. La tabla de equilibrioasiste para tomar conciencia de la aptitud que tiene el cuerpo para perder y volver a poner la estabilidad, del exclusivo sistema que sostiene esa seguridad activa y de la disponibilidad del cuerpo para ajustarse al medio.

5 asanas de yoga para ganar equilibrio físico y mental

El equilibro se sostiene en el espacio circundante, con el que forma un todo. Y desde la información que recibe va amoldando la musculatura y el movimiento. La tabla de equilibrio facilita presenciar la fragilidad de ese equilibrio y la oportunidad de mejorarlo. Puede parecer bien difícil montarse en sin desplomarse, mas es, de todos modos, un electrónico fácil de utilizar que facilita trabajar la estabilidad, la orientación y la coordinación.

Los tres premios Nobel de Medicina de 2014 apuntaron que poseemos un “GPS” de adentro, unas células que aceptan al cerebro hacer un mapa del espacio que nos circunda para ubicarnos y orientarnos.

Unos sensores que hay por todo el cuerpo nos reportan de cómo nos encontramos puestos: los “propioceptores”. En el momento en que se nos tuerce un tobillo este se endereza de manera automática por medio de , que de esta forma evitan más daños. Mas si hay lesión o bien mal no trabajan tan bien.

En busca del equilibrio

Cómo usar la tabla de equilibrio

La utilización continuado de la tabla de equilibrio facilita entrenar estos receptores inconscientes y hacer mejor la coordinación. Hay muchas maneras de entrenarse en , desde las más fáciles, si se está lesionado, a las más complejas:

  • Sentarse con la tabla bajo los pies y girarla despacio numerosas ocasiones en todos y cada dirección.
  • Parado sobre la tabla, balancearla adelante y atrás, y después a los lados.
  • Girar en círculo la tabla con el borde siempre en contacto con el suelo.
  • Seguir estando de manera equilibrada sobre la tabla sin que los bordes toquen el suelo.
  • Parado, con una pierna sobre la tabla, balancearla adelante y atrás, y después a los lados. Girar la tabla en círculos.
  • Sostener la estabilidad sobre la tabla con solo una pierna.

Recobra tu equilibrio con el procedimiento rebalancing

Desde aquí, se puede añadir resistencia o bien otros desafíos, como hacer ejercicios con pequeños movimientos con visión periférica para poder ver a lo que nos rodea.

Cada día se puede de este modo, de manera entretenida, sostener y hacer mejor el equilibro en todos y cada uno de los sentidos.

Dr. Pablo Saz, médico naturista y presidente la Asociación Europea de Medicina Naturista Tradicional