Saltar al contenido

La Depresión Y La Ansiedad También Se Tratan Con La Dieta

Los comestibles influyen sobre cómo te sientes sensible y mentalmente. Por consiguiente, seleccionar bien los comestibles que conforman tu dieta es eficiente para impedir o bien tratar modificaciones como la depresión y la ansiedad.

El doctor Drew Ramsey, psiquiatra y instructor en la Facultad de Columbia, sugiere más que nada aumentar el consumo de vitamina B12, que evita modificaciones inquietas y la reducción de tamaño del cerebro, y de ácidos grasos omega-3, cuya deficiencia se ha relacionado con un más grande peligro de suicidio y depresión.

La depresión y la ansiedad se tienen la posibilidad de tratar con la dieta

Para Ramsey, hacer mejor la nutrición es requisito para emprender la epidemia de depresión, que perjudica a varios mayores en los países desarrollados. El régimen complementario sobre nutrición de la depresión habría de ser tan habitual como lo es en la diabetes, la obesidad, el colesterol o bien la hipertensión.

Vitamina B12: lo que todos y cada uno de los veganos tienen que entender

Suplementación de B12 y omega-3

La clave no es otra que incrementar la aportación de ciertos micronutrientes que están en los comestibles vegetales y ten en cuenta que la recomendación mínima y tambiéns dos porciones de fruta y tres de hortalizas. Mas una dieta rigurosamente vegetal no tiene vitamina B12 y tiene límites en fuentes de omega-3.

Por esto Ramsey considera primordial, como la mayor parte de profesionales, que los vegetarianos y veganos tomen suplementos de vitamina B12. Además sugiere tomar suplementación de ácidos grasos omega-3 de cadena extendida EPA y DHA, aunque el cuerpo puede sintetizar estos ácidos grasos desde el ácido alfa-linolénico, que está en determinados comestibles, como las semillas de lino y las nueces.

Omega-3 vegetales: 9 claves para incorporarlos a tu dieta

La fruta y las hortalizas te dan felicidad y sensación de satisfacción

No hay todavía varios estudios sobre el encontronazo de la dieta en el desempeño del cerebro. Entre los estudios más relevantes fué llevado a cabo por los doctores Redzo Mujcic, de la Facultad de Queensland (Australia) y Andrew J. Oswald, de la University de Warwick (Reino Unido), que demostraron que incrementar el consumo de porciones de frutas y hortalizas incrementa la sensación de felicidad y satisfacción con la vida. El estudio se efectuó con 12.000 personas y fue anunciado en el American Journal of Public Health.

Otro estudio llevado a cabo con 422 mayores jóvenes de Novedosa Zelanda y USA probó que la gente que consumen más frutas y verduras gozan de escenarios más altos de salud psicológica y confort general. Estos provecho se asocian solo al consumo de frutas frescas enteras y crudas, indudablemente porque los productos procesados tienen escenarios inferiores de vitamina C y vitaminas del conjunto B, según Tamlin Conner, autora del estudio y también estudiosa de la Facultad de Otago.

¡Sube tu ánimo en primavera con estos 6 comestibles!

Entre los primeros estudios de calidad que han comprobado si el cambio en la dieta puede contribuir a tratar la depresión se publicó en 2017. En el estudio, comandado por la psiquiatra y epidemióloga Felice Jacka, los competidores que prosiguieron una dieta mediterránea a lo largo de tres meses mejoraron su estado anímico y redujeron sus escenarios de ansiedad más que la gente que han recibido solo régimen psicológico.

Efecto por medio de la microbiota intestinal

Una parte del efecto positivo de la dieta mediterránea puede ser gracias a la acción ventajosa de los vegetales sobre la composición de la microbiota intestinal. La investigación recomienda que un microbioma intestinal sano puede ser sustancial en la producción de neurotransmisores como la serotonina, que regula el estado anímico.

Además la microbiota ventajosa se relaciona con la producción de otras substancias como el butirato, el ácido 3,4-dihidroxifenilacético, o bien el ácido gama-aminobutírico (GABA), que se relacionan con la prevención de la depresión.

La doctora Lisa Mosconi, que además ha estudiado el efecto de la dieta mediterránea sobre el cerebro, sugiere que se supriman de la dieta los comestibles procesados, que se minimice la carne y los productos lácteos, y que coman más verduras, cereales integrales y legumbres para achicar el compromiso de desarrollar patologías mentales degenerantes, como la demencia senil o bien el Alzheimer.

Antidepresivos que tienes en tu despensa

Más color en el plato

Tanto Lisa Mosconi com Drew Ramsey sugieren añadir más colores al plato por medio de comestibles vegetales como pimientos, arándanos, boniatos, coles y tomates. Estos comestibles tienen dentro escenarios superiores de fitonutrientes que dismuyen la inflamación en todo el cuerpo, incluyendo el cerebro, y fomentan la generación de novedosas neuronas en la edad avanzada.