Saltar al contenido

Fortalece Tus Defensas De Forma Natural

Inicio / Nutrición

Nutrición para la inmunidad

Dr. Josep Lluís Berdonces

31 de agosto de 2020 · 07:52

Una dieta balanceada es la primordial utilidad para sostener un sistema inmunitario de manera equilibrada y dispuesto para combatir contra los virus y otras amenazas para la salud.

El sistema inmunitario es la barrera que nos protege de los microorganismos y agentes infecciosos perjudiciales. Tiene un enorme trabajo, porque habitamos una suerte de sopa o bien de aire lleno de bacterias, virus, parásitos y otros agentes probablemente perjudiciales. Si las defensas gozan de buena salud, la respuesta a un atacante de afuera, como un virus, puede ser más eficaz. No obstante, si el atacante de afuera está con unas defensas enclenques, es más fácil que logre desestabilizar el organismo.

El sistema inmunitario requiere equilibrio

Con la aparición del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) se ha redoblado el interés por esos hábitos, comestibles o bien suplementos que tienen la posibilidad de alentar la inmunidad. Se conoce que el estado de esta inmunidad es dependiente de varios componentes no hereditarios (como se ha evaluado en gemelos idénticos), entre los que los hábitos de vida, la nutrición, el sueño o bien el ejercicio, y además el historial de exposición a gérmenes a lo largo de la vida. Todos son causantes que influyen de manera muy importante.

Muchas personas considera que remarcar el sistema inmunitario radica en estimularlo, lograr que ande más a fin de que luche con más intensidad contra el enemigo; no obstante, la inmunidad requiere equilibrio. Si trabaja de manera exagerada además crea problemas médicos, algunas veces muy peligrosos.

En el momento en que nos resfriamos apreciamos mucosidad, porque las mucosas respiratorias están inflamadas. El sistema inmunitario hace esta inflamación desagradable y comunmente dolorosa para despedir a los agentes invasores. Aun de este modo, en demasía además resulta dañina. Otra vez, la clave es la estabilidad.

7 claves para impulsar el sistema inmunitario

La gente que tienen sus defensas desgastadas (de edad avanzada, inmunodeprimidas, con anomalías de la salud crónicas, polimedicadas…) conforman una población más vulnerable. Son las más dispuestas a contagiarse y a padecer adversidades de salud. Los expertos sanitarios están además muy expuestos al contagio, como puso de manifiesto la COVID-19, especialmente si no tienen los medios para desempeñar su tarea enorme.

Tenemos la posibilidad de proteger el sistema inmunitario, mas esto no es semejante que tratar una patología como la ocasionada por el coronavirus. No quisiéramos ofrecer falsas esperanzas. Reunimos consejos que tienen la posibilidad de ser útiles para todo el planeta, para evadir adversidades de la COVID-19, para intentar achicar su contagio y el de otros virus y bacterias. Y además a fin de que tras sufrirla, si es la situacion, el organismo logre crear una inmunidad más robusta y eficiente.

La dieta es la primordial utilidad para una inmunidad eficiente

La dieta es la variable más definitiva en tu mano para sostener balanceada la inmunidad. Una nutrición sana, rica en comestibles naturales y escasa en procesados resulta primordial.

A lo largo del confinamiento o bien las cuarentenas varios hemos experimentado la inclinación a picar fuera de horas, comunmente comestibles nada saludables. Están totalmente desaconsejados los piscolabis de bolsa (patatas fritas, galletitas de coctel…), que tienen la posibilidad de contener substancias que dismuyen la inmunidad, como grasas de mala calidad, aromas artificiales, colorantes, acrilamidas o bien féculas de origen impreciso.

Los productos de bollería, margarinas, piscolabis y platos preparados acostumbran contener grasas hidrogenadas. Se conoce que estas grasas dismuyen la eficacia del sistema inmunitario, de la misma manera que los aditivos. Si nos pierde la pastelería, tenemos la posibilidad de prepararlos en el hogar con elementos naturales. Hay que evadir los catalogados “tres blancos”: el azúcar, las harinas refinadas y la leche industrializada.

La opción a todos estos productos insalubres son comestibles como los frutos secos y la fruta. Los primeros porque tienen dentro grasas de excelente calidad (más que nada avellanas, piñones, nueces y almendras del país), y las frutas porque aportan vitaminas deseables.

Es preferible consumirlos crudos que torrados, ahora que son ricos en grasas de alta definición biológica que impulsan la capacitación de inmunoglobulinas defensoras. Como tienden a enranciarse prefiérelos del país, que son más frescos. Y deséchalos en el momento en que su aroma o bien su gusto no sean agradables.

De esta forma vence el sistema inmunitario al Covid19

Comestibles que no tienen la posibilidad de faltar en tu mesa

En el momento de crear tus menús merece que poseas principalmente presente algunos nutrientes y comestibles:

  • Frutas cítricas: la proporción de vitamina C que aportan los jugos cítricos no es tan elevada como se cree, mas si se muestran con los flavonoides de la pulpa y, más que nada, con las partes más fibrosas, su acción inmunitaria resulta considerablemente más fuerte. De esta forma que siempre es preferible el jugo poco filtrado o bien, desde luego, la fruta entera.
  • Ajo, cebolla y puerro: las hortalizas de la familia de las aliáceas como el ajo y la cebolla tienen alilcisteína, una substancia de composición muy semejante a los mucolíticos y expectorantes que se aconseja para la tos seca irritativa. Esta substancia se guarda en los ajos y cebollas cocidos, aunque en el momento en que están crudos tienen un más grande poder antibiótico.
  • La familia de las crucíferas: col, coliflor, brócoli, mostaza, kale, rábanos, grelos… tienen una substancia muy antioxidante, el sulforafano, que calma los síntomas gripales. Está presente más que nada en los germinados de sus semillas. Los isotiocianatos, causantes del profundo fragancia de las crucíferas, además son atrayentes.
  • Setas. Algunas setas, como el shiitake, benefician la capacitación de glóbulos blancos defensores. Posiblemente además lo hagan setas menos estudiadas, como los níscalos o bien los champiñones. Las setas aportan antioxidantes y betaglucanos o bien lentinanos potenciadores de la inmunidad.
  • Miel. Su efecto pectoral es evidente y ya hace siglos se ha sugerido en el régimen de los procesos respiratorios. Su poder antiséptico es considerablemente mayor en el momento en que no se ha sometido a calor profundo.
  • Aceite de oliva. Se encuentra dentro de los comestibles más atrayentes, fundamentalmente si es virgen y de presión en frío, que es más abundante en vitamina Y también y polifenoles. Otros aceites de presión en frío (girasol, lino…) además son aconsejables.
  • Probióticos. Los comestibles fermentados mejoran la microbiota intestinal, fundamental para la salud del sistema digestivo, la una parte del organismo que tiene dentro más ganglios linfáticos donde se gesta la inmunidad. La suplementación con probióticos no es útil si después no se transporta una dieta saludable, rica en fibra, que favorezca la proliferación de estos microbios ventajosos.

Por último, es importanty también tomar abundante líquido, más que nada agua y mediante la fruta. Somos animales con un mar interior y la hidratación es escencial, más que nada en anomalías de la salud que tienen la posibilidad de generar tos seca. No te creas esa patraña de que el agua no muy caliente con sal descarta los virus. El agua contribuye a remover toxinas (no virus ni bacterias), lo que descarga de trabajo al sistema inmunitario.

Los primordiales contrincantes de la inmunidad

Hacer mas fuerte el sistema inmunitario pasa, mayormente, por ahorrarle todo lo que lo desgasta.

  • Estrés y depresión. La angustia sostenida, las conmuevas y los pensamientos negativos y, generalmente, una vida psíquica privada de tranquilidad y contento no solamente nos previenen gozar totalmente de la vida, sino reducen la aptitud de respuesta de nuestro sistema defensivo. En el momento en que comiences a sentir que la situación te sobrepasa, date una tregua y también procura recobrar tu equilibrio. Vas a sentir la paz y fuerza interiores que viven en ti.
  • Productos refinados. Los comestibles refinados, como el azúcar o bien los cereales, perdieron parte importante de su interés nutritivo a lo largo del desarrollo de manipulación. No renuncies a esas vitaminas, minerales, enzimas y fibra, y elige las ediciones integrales o bien enteras de arroces, pastas, panes o bien galletas. Van a ser muchon más ventajosas para el sistema inmunitario.
  • Sedentarismo. Una dosis día tras día de movimiento es infaltante a fin de que el organismo halle su equilibrio, ahora que está diseñado para eso. Escoge el género de ejercicio que mejor se ajusta a ti y a tus situaciones (pregúntate, entre otras cosas, cómo te sientes ese día) y obséquiate un plus de oxigenación y circulación que ponga en marcha mecanismos ventajosos para el grupo de tu salud.
  • Tóxicos. Tabaco, alcohol, drogas, excitantes viciosos (café, té o bien refrescos artificiales), la contaminación ambiental… son causantes que quitan eficacia al sistema inmunitario ahora que le fuerzan a trabajar más de la cuenta. Es preferible intentar suprimirlos o bien, cuando menos, reducirlos.

Además te resulta interesante

Impulsa las defensas

5 nutrientes y 5 plantas que fortalecen tu inmunidad

Dr. Josep Lluís Berdonces

Optimización tus defensas

5 claves de tu modo de vida que influyen en tu inmunidad

Dr. Pablo Saz

Crisis sanitaria

¿Por qué razón la Covid19 es tan infecciosa?

Dr. Josep Lluís Berdonces

Remedios caseros

Cómo tratar la gripe con medios naturales

Dr. Josep Lluís Berdonces

Lo más visto