Saltar al contenido

Equilibra tu microbiota para adelgazar con salud

En nuestro cuerpo viven una multitud de bacterias. Comúnmente, se estima que las bacterias son las causantes de muchas patologías, mas no solo debemos atribuirle este carácter negativo; ya que poseemos cerca de 1000 tipos distintas de bacterias en y sobre nuestro cuerpo y, específicamente, en el intestino.

¿Para qué sirve la flora intestinal?

Estas bacterias tienen una abundante proporción de funcionalidades que nos asisten a regular nuestra salud:

  • Producción de vitaminas como B12, ácido fólico, niacina y vitamina K.
  • Extracción calórica y digestión.
  • Cuidado de la pared intestinal y protección contra malas bacterias.
  • Regulación del sistema inmune y la inflamación.
  • Producción del butirato, un ácido graso de cadena corta, que nutre el cerebro y el intestino.
  • Pérdida de peso y regulación del apetito.
  • Producción de neurotransmisores como la dopamina y la serotonina.

Hoy me centraré en la angosta relación entre la salud de la flora intestinal y el peso corporal. El Dr. Raphael Kellman, creador del libro “The Microbiome Diet” asegura:

Es primordial, tomar en cuenta los mensajes que las bacterias intestinales mandan al cerebro; ya que estos influyen en nuestro apetito y estado anímico.

¿El misterio de la serotonina? Búscalo en la microbiota de tu intestino

Una dieta pobre fundamentada en comestibles procesados, y hidratos de carbono y azúcares refinados, nutre a las bacterias malas, lo que provoca que aumente el deseo de comer más de estos comestibles. Por otro lado, una nutrición limpia, comestibles naturales y enteros (integrales) estimula el incremento de las bacterias saludables, prestando asistencia a frenar los antojos al bajar la inflamación.

Más del 90% de dopamina y serotonina se generan en nuestro intestino, las dos similares con nuestro estado anímico. Son dos neurotransmisores que tienen un papel fundamental en nuestro confort, se las conoce como hormonas de la alegría, y son un enorme aliado para ayudar a una mejor elección de comida y, generalmente, a nuestro confort. Sin hay mal humor, depresión y ansiedad.

Una nutrición limpia hace sentirte energético, activo, feliz, de buen humor y con ganas de comerte el planeta; en tanto que una mala nutrición nos hace sentir pesados, cansados, no tan activos. Un equilibrio saludable de bacterias en el intestino estimula la producción de dopamina y serotonina.

Bacterias que te hacen engordar

Tener diferentes bacterias en nuestro intestino nos protege para la extracción de una cantidad enorme de nutrientes. Para adelgazar, generalmente comprendemos que debemos achicar la proporción de calorías que injerimos. Mas no tiene que ver con las que injerimos, sino más bien de las que nuestras enzimas digestibles y bacterias tienen la posibilidad de editar a fin de que tengamos la posibilidad absorber.

El 90% de la flora intestinal está formada esencialmente por 2 géneros de bacterias, los bacteroidetes y los, firmicutes y según como se destaca en nuestro sistema, absorberemos aproximadamente calorías de los comestibles que ingerimos.

Según los estudios de Jeffrey Gordon, responsable del Center of Genome Sciences de la Washington University en Saint Louis (USA), los ratones que presentaban obesidad tenían un 50% menos de bacteroidetes y una más grande proporción de firmicutes. Otro de los estudios completados por una doctora de su mismo conjunto probaba que lo mismo aplica a individuos humanos.

Como conclusión, los estudios probaron que la gente con sobrepeso tienden a tener más firmicutes, bacterias que tienen la capacidad de digerir los polisacáridos y hidratos de carbono complejos de forma que se absorben más sus calorías, superando la tasa de bacteroidetes, un género de bacterias que tienen la gente delgadas, las que transforman menos comestibles en calorías. Además la flora bacteriana de los individuos obesos estimula un incremento destacable de grasa en los receptores.

12 claves para bajar de peso con nutrición consciente (sin dieta)

Nutre a tus bacterias buenas

Tras leer todos estos provecho que implica tener una aceptable salud y equilibrio intestinal, estoy segura de que te vas a estar preguntando: ¿Cómo puedo proteger, sostener y impulsar las bacterias buenas?

Poseemos al alcance una extensa variedad de productos con efecto pre y probiótico que nos aportan un sinnúmero de caracteristicas buenas para eso.

La lista de la adquisición para proteger nuestra microbiota

Los prebióticos son compuestos de fibra vegetal que pasan sin digerir mediante la parte de arriba del tracto gastrointestinal y asisten a alentar el desarrollo de bacterias buenas alimentándolas, esencialmente son sus nutrientes/comestibles. Ciertas fuentes son los vegetales así como: los espárragos, la raíz de achicoria, el ajo, la alcachofa de Jerusalén, la jícama y las cebollas.

Los probióticos son un género de bacteria buena, que crean fusión, una relación win-win, en nuestro intestino. Buenas fuentes de probióticos son el kéfir de agua, el kombucha, el tempeh, el chucrut, el miso y el kimchi.

Finalmente, sólo algunas de las bacterias tienen un papel negativo; en un estado saludable, la enorme mayoría de las que podemos encontrar en nuestro cuerpo contribuyen a que gozemos de una vida saludable y llena. Nuestro deber está en procurar que estás logren trabajar de manera correcta alimentándolas de manera correcta.