Saltar al contenido

Acupuntura: En Qué Consiste Y Cómo Mejora Tu Piel

El lifting facial llevado a cabo con acupuntura es una especialidad más que se ha creado desde los principios de la medicina clásica china. Como su nombre sugiere, tiene por objeto achicar las arrugas de la cara y el cuello, hacerlas más sutiles y, según su hondura, llegar inclusive a suprimirlas. Mas con el régimen se habla la salud y no solamente la hermosura.

¿Cómo trabaja?

Como en algún sesión de acupuntura, las agujas equilibran el movimiento del chi (energía), suprimen probables bloqueos durante los meridianos (canales de energía) y también acrecientan el fluído sanguíneo en la región tratada.

Es nuestra sangre la que, al proveer más nutrientes, optimización el aspecto de la piel, dándole más grande luminosidad, humedad y tersura.

Las agujas que se usan en estas sesiones son aún más finas y pequeñas que las comunes de acupuntura. Habitualmente resultan indoloras. Simultáneamente, se optimización el resultado con la utilización de electroterapia y, en algunas ocasiones, con la asistencia del láser.

Hermosura desde el interior: 10 comestibles que cuidan tu piel

Orígenes de la técnica

Esta técnica concreta nació hace unos treinta años en el momento en que un médico chino, profesional en parálisis faciales unilaterales, verificó que en la una parte de la cara que había estado inmovilizada y que se había recuperado, la piel tenía mejor tono, más luz y menos arrugas.

Como pasa comunmente en la acupuntura, la práctica y la sutil observación habían llevado a la solución sin procurarla.

¿Cúantas sesiones hay que hacer?

Un régimen terminado se compone de 8 a 10 sesiones. Una vez acabado, se calcula que la piel recobra el estado que tenía de 5 a 10 años antes. Hay que tomar en cuenta que cuanto mejor sea el estado en el que esté la piel, más tiempo se marcha a sostener el resultado.

Además el precaución que se lleve a cabo de la piel después de las sesiones resulta básico: hay que tomar bastante agua, tomar el sol con medida y usar alguna crema humectante.

Se aconseja hacer una sesión de cuidado cada 2-6 meses. Este intervalo de tiempo es dependiente del estado inicial de la piel y de la edad del cliente: a mejor estado menor necesidad de cuidado, y a más grande edad menos tiempo sugerido entre sesión y sesión.

¿Tiene peligros?

El único peligro que se corre es la aparición puntual de algún hematoma. Por esto es recomendable que el terapeuta disponga en su consulta de una crema de árnica y se aconseja de igual modo que el cliente tenga una en el hogar por si acaso va a llegar a necesitarla.