Saltar al contenido

Dieta vegana: ¿también con trastornos alimentarios?

La nutrición vegetariana es relacionada comunmente con determinados trastornos de la conducta alimenticia (TCA’s), primordialmente con dos de : la ortorexia y la anorexia inquieta.

La ortorexia es una obsesión patológica por la comida sana y el rechazo a la que se estima que no es así, y la anorexia inquieta se destaca por el temor profundo a incrementar de peso, la obsesión con la delgadez extrema y la percepción distorsionada del propio cuerpo.

Se escucha comunmente, siempre de parte de gente poco informada y cargada de prejuicios, la sentencia de que la gente vegetarianas sufren un TCA. Esta afirmación es completamente absurda y cae por su peso a poco que tengamos una neurona de guarda y un somero conocimiento de la epidemiología reciente.

Eso no significa que no haya vegetarianos con TCA’s, claro que hay, igual que hay vegetarianos con algún otro trastorno. Y además es verdad que algunas veces se confunde el (mal) empleo que un individuo con TCA logre llevar a cabo de preciso patrón dietético, con la adecuidad o bien no del patrón dietético en sí.

Me explico, hay que llevar a cabo una distinción fundamental al tratar este tema, y distinguir entre dos enormes conjuntos:

En el momento en que el trastorno es previo

En el momento en que la nutrición vegetariana o bien vegana se adopta una vez que el TCA se haya instaurado es posible que se esté utilizando sencillamente como explicación para no consumir ciertos comestibles o bien para tener una razón que utilizar en el momento de negar ciertas comidas o bien no ayudar a ciertos acontecimientos que impliquen una ingesta. Y en algunas ocasiones además por la creencia de que hablamos de una comida más sana o bien menos calórica en sí.

Eso enseña porque hay un porcentaje algo más grande de vegetarianos entre la gente con TCA, mas que no son verdaderamente vegetarianas, solo desean poder evitar comestibles y/o bien instantes relacionados con la comida. Es recurrente además que se vayan a las facciones más extremas de estas dietas, como el crudiveganismo o bien el frugivorismo y que además viren hacía ello de forma veloz.

En el momento en que el trastorno es posterior

Puede darse el en el caso de que un individuo vegetariana desde hace unos años, o bien desde hace tiempo como es recurrente en familias hindús o bien budistas, sufra un TCA. En un caso así de entrada hablamos de su patrón dietético habitual y las tergiversaciones que logre llevar a cabo del mismo a lo largo de las fases de la patología se van a tratar igual que las que hacen los pacientes con dieta clásico con su patrón dietético correspondiente.

Oséa, el régimen debe ir enfocado a instaurar una dieta vegetariana saludable, no a mudar el patrón cultural de esa persona o bien a no respetar un modo de vida que escogió de manera consciente y facultativa.

Todas y cada una de las fuentes actualizadas coinciden en que, en el momento en que un individuo con TCA es vegetariana por fundamentos culturales, religiosos o bien éticos, desde antes que la patología hiciese presencia, sería completamente contraproducente manejarla sin respetar su dieta.

De la misma manera que no obligaríamos a un individuo musulmana a consumir lomo de cerdo, o bien un individuo de Burgos a tomar saltamontes fritos. La primera por respeto a sus opiniones religiosas y la segunda por amoldarnos a su patrón alimenticio cultural.

Es verdad queen algunas ocasiones puede ser bien difícil de entender si el vegetarianismo es o bien no previo al TCA, para eso una precisa evaluación por la parte del conjunto multidisciplinar que trate a la persona será infaltante. En otras ocasiones está clarísimo, como entre otras cosas en personas nacidas en familias vegetarianas que lo fueron desde pequeñas.

¿Cuál es la relación causa-efecto?

De todos modos, se ve que hay pero desórdenes alimenticios entre semi-vegetarianos, que ente vegetarianos y veganos “reales”, según una investigación de 2012 anunciado en la gaceta Appetite. Esto se relaciona con las reacciones comentadas más arriba, para evitar comestibles.

Y además se apunta la contrariedad, en la situacion de la ortorexia, de entender como es la relación causa-efecto, si la hay, entre el veganismo y el caos alimenticio. Así como tenemos la posibilidad de leer en el estudio, determinados estudiosos piensan que la gente veganas son más tendentes a sufrir ortorexia, en tanto que otros piensan que el veganismo se emplea de parte de estos pacientes para enmascarar el trastorno dándoles coartada para negar varias comidas.

En verdad, una investigación de abril de este año que equipara la actitud hacia la comida de vegetarianos y no-vegetarianos con ortorexia, concluye que parece ser es la ética lo que incentiva el sendero hacia el vegetarianismo y que generalmente no se asocia la elección de esta dieta con el accionar obsesivo que caracteriza el trastorno.

Además es recurrente que personas que hayan sufrido un TCA se hagan vegetarianas más adelante, estando recuperadas. Comunmente la investigación sobre nutrición y salud que es recurrente que hagan estas personas, hace más posible que sean permeables a cuestiones similares con la dieta y las causas para hacerse vegetariano son capaces, a poco que te pares a oír.

De entrada, no debería haber inconveniente en adaptar el régimen de un TCA a una nutrición vegetariana en su parte dietética, comunmente no se hace por desconocimiento del manejo de este patrón dietético de parte de los expertos. Tengamos en cuenta que aún hay entidades de TCA que no tienen dietistas-nutricionistas.

En otros países está más normalizado y se sugiere explícitamente que se respeta la opción vegetariana, como en este trabajo chileno de 2012, que en la parte referente al manejo intrahospitalario de pacientes con anorexia afirma:

Y frente a la duda de que alguien de tu ámbito logre estar sufriendo un TCA, buscad siempre asistencia técnica.