Saltar al contenido

Dieta Baja En Hidratos De Carbono, ¿cuando Es Recomendable?

Desde el instante en que se puso popular la dieta Atkins en los años 70 se han repetido los patrones dietéticos que apelan a la eliminación de los hidratos de carbono de la nutrición. Son planteamientos que comunmente tenemos la posibilidad de encuadrar en las “dietas milagro”, dedicadas más que nada a el perder peso.

Además es la situacion de otras dietas hiperproteicas que se hicieron muy populares. No obstante, sin tener en cuenta enfoques mal planteados, la verdad es que una dieta “low carb” o bien baja en hidratos de carbono puede emplearse endietoterapiay forma una aceptable utilidad en el régimen de ciertas nosologías.

Menú antiinflamatorio: siéntete mejor en 7 días

La dieta baja en hidratos de carbono es aconsejable frente trastornos metabólicos

Los regímenes “low carb” demostraron ser funcionales en pacientes con diabetes mellitus tipo 2, resistencia a la insulina, síndrome de ovario poliquístico o bien dislipemias, y además tienen la posibilidad de ser realmente útiles en determinados pacientes con obesidad, síndrome metabólico o bien los dos.

En una “low carb” bien planteada jamás se prescindirá de las verduras, se puede integrar porciones de fruta y legumbre, las fuentes proteicas van a ser de calidad y las de grasa además.

5 nutrientes que proteger en la dieta vegana

Hablamos de un enfoque dietético terapéutico, de forma que su empleo habría de estar justificado. Como todos régimen, precisa de supervisión de parte de un dietista-nutricionista que además amoldará la pauta a nuestras pretenciones específicas.

Se va a hacer con un propósito distinto al de adelgazar por estética y se individualizará según las pretenciones de cada individuo. Oséa, no todo vale, ni se utiliza para todos. Nada que ver, por consiguiente, con los regímenes a partir de revueltos o bien barritas, ni con el consumo desmedido de comestibles de procedencia animal.

No obstante ¿es viable continuar este estilo de dieta si se transporta una nutrición vegana? Sí, se puede. Aunque resulta algo más difícil, con un óptimo planteo es muy bien viable hacerla, si está justificada.

Cómo es la dieta “low carb”

En la dieta “low carb” se consumen entre 60 y l00 g de hidratos de carbono cada día. La cantidad puede cambiar según nuestro sexo, edad, talla, peso y actividad física. Entre otras cosas: un plátano mediano, unos 40 g de pan integral, 100 g de lentejas cocidas, adjuntado con las proporciones normales de verduras, rondarían los 60-65 g de hidratos de carbono.

No hay que confundir la “low carb” con la dieta cetogénica. En una dieta cetogénica (se sugiere en dietoterapia frente determinados trastornos) el consumo períodico de hidratos de carbono está bajo los 50-60 g y ordena al organismo a ingresar en estado de cetosis. De esta forma se queman grasas como fuente de energía y se generan cuerpos cetónicos.

8 maneras de consumir menos hidratos de carbono en tu día a día

En la dieta “low carb” se limitan los comestibles principalmente ricos en hidratos de carbono como las frutas, los cereales y sus productos derivados y, desde luego, los dulces. Mas “limitar” no significa “remover completamente”.

Sencillamente se administran las porciones de estos comestibles para utilizar pauta terapéutica correcta caso individual.

¿Es sostenible a la larga una dieta “low carb”? Puede serlo. Hay personas que llevan comunmente esta clase de nutrición. Mas es verdad que la adherencia es más dificultosa y que en personas veganas las configuraciones son limitadísimas, más que nada al comer fuera de casa. Lo sensato es llevar a cabo un empleo acertado de esta estrategia.

Hidratos de carbono, proteínas y grasas

Es viable contemplar las pretenciones proteicas sin pasarse de hidratos de carbono. Hay vegetales ricos en proteínas y bajos en hidratos de carbono como el tofu, el natto o bien la soja texturizada. Además son correctos el seitán, bs frutos secos y las legumbres con moderación. Se puede llenar con proteína vegetal en polvo.

10 claves de las proteínas vegetales

Entre otras cosas: 200 g de tofu, 100 g garbanzos cocidos, 25 g de soja texturizada, 30 g de nueces y un youghourt de soja tienen dentro 55-56 g de proteína y 50-51 g de hidratos de carbono. Sin llegar al máximo bajo de los 60 g, poseemos proteína para contemplar las pretenciones de una mujer de 56 kg.

Si hablamos de un hombre o bien alguien con superiores requerimientos, además se acrecentarán las porciones, realizando más grande el aporte proteico. Y además se elevará el margen en la proporción de hidratos de carbono correcta para esas pretenciones superiores sin escaparse de la “low carb”.

Omega-3 vegetales: 9 claves para incorporarlos a tu dieta

Hablamos de hidratos de carbono y proteínas, mas, ¿y la grasa? El aporte graso no posee por qué razón padecer ninguna variación en relación a fuentes saludables: aceite de oliva, frutos secos, aguacate, semillas… Puede incrementar algo la cantidad sin efectos negativos, ahora que compensa energéticamente una parte de los hidratos de carbono.