Saltar al contenido

Dejarse llevar por la intuición: más emoción, menos control

Inicio / Weblogs / Desde la consulta

Déjate llevar

21 de marzo de 2019 · 09:44

Si tu parte racional dirige tu vida, si todo lo deseas vigilar, estás sin tener en cuenta a tu corazón. Deja que tu intuición y tus conmuevas además resuelvan: ¡las precisas!

Desde la consulta

BLOG

Desde la consultaRamón Soler

En nuestra primera niñez todo nuestro ser era pura emoción, todo corazón. La niñez es un tiempo de nuestras vidas en el que vivimos, sentimos y nos expresamos de manera espontánea, libre y sin intranquilidades.

Por otro lado, esta época de plenitud sensible resulta bastante corto. Varios mayores, cargados de raciocinio, olvidan ofrecerle importancia a la parte sensible.

Por qué razón en la edad avanzada dejamos de ser espontáneos

Mientras vamos medrando, las presiones ajenas a las que nos observamos expuestos, nos fuerzan a perder nuestra vericidad y a exhibirnos considerablemente más cautos, controladores y racionales que al comienzo de nuestra vida.

Las demandas de la familia, de la escuela, los chantajes, las amenazas y los castigos, nos conminan a amoldarnos a el resto, para cumplir sus esperanzas, para ser admitidos o bien, sencillamente, a fin de que no se enfaden con .

Este cúmulo de tensión impuesta desde el exterior, nos termina forzando a reprimir esta una parte de nuestra personalidad tan espontánea y sensible, para impulsar más un controlador y racional.

6 caminos que te llevan hacia tu espiritualidad

A lo largo de estos años en el que somos pequeños y no tenemos la posibilidad de valernos por nosotros, ajustarse y vigilar a el resto, implica un colosal provecho, ya que nos asistencia, en el momento en que algo nos enfada, a reducir los daños o bien los castigos que podríamos padecer si expresáramos nuestras conmuevas y protestáramos de manera espontánea.

Además, más adelante, nos se utiliza para vencer en los estudios y para conseguir un buen puesto. En una sociedad que valora lo racional y lo analítico sobre lo sensible, por medio de esta actitud supervisora, logramos progresar. No obstante, con el tiempo, el valor a realizar los pagos es bastante prominente.

Así mismo, potenciamos una única una parte de nuestro y le brindamos poder sobre las otras, por lo cual el resto de yoes, de fracciones de nuestra personalidad, se quedan sin espacio para expresarse, sin sitio para lograr opinar. Si llevamos este exceso de control al radical, nos vamos a encontrar con inconvenientes como obsesiones, estrés o bien ansiedad.

Secuelas de que la cabeza mande sobre el corazón

Un caso de muestra paradigmático de esta dicotomía entre cabeza y corazón, lo tenemos la posibilidad de encontrar en una sesión que tuve en mi consulta con Beatriz, una muchacha que se vio obligada a madurar antes de tiempo para cuidar de su hermano enfermo y a unos progenitores inmaduros que solamente se ocupaban de .

Desde muy temprana edad, la pequeña debió responsabilizarse de tareas de los superiores y, entonces, no ha podido posibilitarse ser pequeña ni gozar de esta época de su historia.

Juntar cerebro y corazón. ¿Quién toma las elecciones?

Ahora de adulta, Beatriz era una mujer muy resolutiva, con la capacidad de arreglar todas y cada una de las eventualidades de su familia, mas tan supervisora que, en el momento en que asistió a mi consulta, ahora había sufrido numerosas crisis de ansiedad por no entender relajar la tensión que le provocaba la necesidad de “tener atados todos y cada uno de los cabos sueltos”.

En una de sus sesiones de relajación dirigida, Beatriz tuvo una manera muy original de representar el desarrollo que había vivido en su niñez, dándole más poder a su cabeza que a su corazón.

¿Fluir o bien razonar? Cómo tomar las superiores elecciones

Imaginó a su parte sensible como una pequeña Beatriz de, precisamente, 6 años, en cama de un hospital, enclenque y desmejorada. Tenía tan poca energía que solamente podía desplazarse.

A su lado, en el sillón que había para las visitas, vio a otra pequeña precisamente igual a la que estaba en cama, mas esta tenía bastante superior aspecto, iba bien vestida y tenía una expresión decidida en su rostro.

La segunda pequeña representaba su parte racional y estaba ejercitando su papel, observando y cuidando a la que se encontraba en cama.

Personas controladoras: el valor de sentirse seguras

En el momento en que la pequeña que se encontraba en cama, la sensible, hacía algún intento de desplazarse y también incorporarse, la pequeña racional se lo impedía y volvía a acostarla en cama. El diálogo que sostenían no puede ser más importante:

Racional: Prosigue recostada. No te incordies. me encargo de todo.
Sensible: Mas deseo moverme, deseo opinar.
Racional: Mejor quédate ahí. Considera que hemos subsistido por medio de mí.
Sensible: Puede ser, mas mira cómo me has dejado.

Conseguir un equilibrio entre la razón y la emoción

Como observamos, la parte racional fue la que asistió a Beatriz a ajustarse a la problemática situación familiar que vivió en su casa, mas, lo logró a costa de reprimir y anular su planeta sensible. Impulsar una sección, siempre deja alejada a la otra.

El propósito de la terapia fue integrar ámbas partes, impulsar la entendimiento y la comunicación entre las dos a fin de que trabajasen en grupo.

Ábrete a tu parte espiritual

Es posible que, anteriormente, para subsistir, ya que ninguno de los mayores lo tomaba, Beatriz tuviese que tener el control de cada situación, mas ahora de adulta, por medio de su trabajo terapéutico, Beatriz ha podido abarcar cómo las secuelas a la larga de este exceso de compromiso habían sido formidablemente perjudiciales para .

Ninguna de ámbas partes debe controlar sobre la otra. La salud psicológica es dependiente de que haya un equilibrio y un diálogo fluido entre nuestra razón y nuestra emoción.

Más artículos del weblog

Ramón Soler

Sicólogo

Psicología en la práctica a través del día a día de mi consulta: conceptos de psicología explicados por medio de casos reales.

Desarrollo personal

Explota todo cuanto sí puedes llevar a cabo en esta crisis del Covid-19

Hermanos

5 claves para entablar activas familiares sanas

Niñez y emoción

¿Por qué razón me cuesta tanto soliciar asistencia?

Lo más visto

Sugerimos

Nuevos propósitos

Testimonio: “No lograba finalizar una dieta y mi terapeuta me asistió a entender por qué razón”

Ramón Soler

Busca en tu pasado

Asaltos de furia: cuál es su origen y cómo liberarnos de

Ramón Soler. Sicólogo

Inexpresividad

Rostro inexpresivo: en el momento en que reprimir conmuevas se refleja en la cara

Ramón Soler. Sicólogo

DESAPRENDER PARA APRENDER

Cómo influye el pasado en las conmuevas del presente

Ramón Soler