Saltar al contenido

Cuscús

Esta sémola de trigo heredada de los pueblos del Magreb es rica en hidratos de carbono con apariencia de almidón que intentan energía de forma gradual. Además, se encuentra dentro de las fuentes vegetales más ricas en proteínas con apariencia de gluten, lo que resulta muy nutritivo, mas no apto para celíacos. Principalmente aconsejable para atletas y personas con una actividad física considerable, el cuscús, en su versión integral, es abundante en la antioxidante vitamina Y también y en vitaminas del conjunto B, que ejercitan un efecto sinérgico que ayuda a la buena salud del sistema inquieto. En relación a sus minerales, contribuye pequeñas dosis de calcio, potasio, hierro y cinc, de esta forma como proporciones moderadas de magnesio y fósforo, que adjuntado con la fibra asisten a regular el metabolismo.

Estrella en la cocina
Además de las bondades que observábamos arriba, otro provecho de integrar el cuscús a la dieta es que tiene dentro muy poca grasa, y un óptimo porcentaje de esta grasa está formada por el ácido graso fundamental linoleico, seguido del oleico. La enorme virtud del cuscús en la cocina es que resulta considerablemente más fácil y veloz de cocinar que el grano entero de trigo, fundamentalmente si se usa la sémola precocida, que es la que se comercializa en la mayor parte de supermercados y colmados de todo el mundo. Además, diversifica de enorme manera las opciones de cocina del trigo, del que se frecuenta consumir la harina, ya que el grano es menos accedible y requiere una cocción lenta y prolongada.

Amigo de las verduras
El cuscús tiene un gusto anuezado, muy neutro, que recopila bien los sabores y se empapa fácilmente con los aromas de los elementos con que se cocina. Puede ser útil para elaborar ensaladas nutritivas y coloristas, ahora que sus enanos granos dorados contrastan bien con los verdes y los colorados, como en el tabulé, en el que se mezcla con cebolla, tomate, perejil y menta con un aliño de limón. Este grano acostumbra acompañarse de legumbres y su textura resulta ideal en rellenos de pimientos, calabacines o bien berenjenas. Además, se tienen la posibilidad de elaborar con pasteles salobres y rápidos.

Al absorber el caldo, los granos se inflan y apelmazan, y no se requiere huevo para ofrecer rigidez. Estos pasteles se tienen la posibilidad de contemplar con cualquier género de hortalizas, champiñones o bien verduras de hoja, o bien sencillamente con queso.

Para aromatizarlo se puede usar estragón, menta, cardamomo, clavos de fragancia, azafrán, cilantro o bien pimienta. Además hay que tomar en cuenta que el cuscús es especial y algo seco. Esto ordena a servirlo con un óptimo aliño, preferentemente una salsa rápida que se mueva bien y deje los granos sueltos. Aparte de platos salobres, el cuscús facilita elaborar dulces con azúcar integral, miel, pasas o bien fruta, enriquecidos con aromas como la canela, la flor de azahar o bien el limón.