Saltar al contenido

Cómo hacer tu propia bruma facial

Les sugiero dos recetas para llevar a cabo nieblas faciales que podéis elaborar fácilmente en el hogar, con elementos identificables y simples de hallar. Son capaces para toda clase de pieles y las podéis ajustar según nuestros deseos o bien pretenciones actualmente.

Nieblas faciales: cuidan tu piel y equilibran el ánimo

Les sugiero utilizar botellas de vidrio de color ámbar a fin de que se preserven mejor. Además las podéis almacenar en el frigorífico para incrementar su poder refrescante.

1. Niebla facial calmante y descongestiva

Este mist facial es perfecto para las pieles con inclinación a la irritación y la deshidratación.

Apreciarás cómo optimización el tono de tu piel y se disminuye la sensibilidad cutánea por medio de las caracteristicas calmantes de la manzanilla y la lavanda. Además va a mejorar el confort y la suavidad del cutis por la glicerina vegetal.

O sea lo que es necesario para ti para realizarla:

  • 1 taza de hidrolato de manzanilla
  • 1 cucharada de glicerina vegetal
  • 5 gotas de aceite fundamental de lavanda

Preparación:

  1. Introduce todos y cada uno de los elementos en una botella de vidrio de color ámbar.
  2. Bate la mezcla a fin de que los elementos se incluyan bien.
  3. Aplica el producto final en forma de niebla o bien, si lo quieres, con asistencia de unos discos de algodón, de manera semejante a como te aplicarías un tónico equilibrante.

Mascarilla facial de camu-camu

2. Mist facial purificante

Esta niebla facial contribuye a batallar los efectos de los radicales libres y a ejercer un rápido efecto detox en la piel, ahora que, por medio de las caracteristicas antioxidantes del té verde, quita toxinas del cutis.

Esta loción refrescante trabaja espectacular en el momento de sostener los poros libres de obturaciones y, si se ha enfriado en el frigorífico, contribuye una sensación de frescor extraordinaria al aplicarla sobre la piel.

Precisas los próximos activos para realizarla:

  • 1 taza de agua mineral
  • El jugo de medio limón recién exprimido
  • 5 gotas de aceite fundamental de limón
  • 2 medidas de cuchara de té verde

Preparación:

  1. Coloca a hervir el té verde en el agua destinada a tu preparación.
  2. Deja descansar la infusión en el frigorífico a lo largo de 90 minutos precisamente.
  3. Quita el té verde pasado el tiempo de reposo y mezcla la infusión final con el resto de elementos sugeridos en una botella de vidrio de color ámbar.
  4. Agítala hasta el momento en que los elementos se hayan mezclado bien y mantén el producto en el frigorífico para impulsar su efecto refrescante.

Apreciarás, además, cómo el perfume del limón te reactiva y te sostiene en un estado anímico alto y jovial.