Saltar al contenido

cocina más para cocinar menos

Inicio / Weblogs / Gastronomía consciente

Organízate

16 de julio de 2020 · 09:11

Cocinar para toda la semana el domingo no es realmente difícil. El procedimiento del “batch cooking” nos facilita cocinar más sano y tener considerablemente más momento de libertad.

Gastronomía consciente

BLOG

Gastronomía conscienteVirginia García

En el momento en que no poseemos tiempo entre semana para cocinar lo que nos salva la vida es tener cosas ahora hechas, aunque sean unos básicos: algo de arroz, unas legumbres, ciertas verduras, etc.

Para ello tenemos la posibilidad de dedicar un día por semana, mas además tenemos la posibilidad de explotar siempre que hayamos ido a llevar a cabo algún plato, llevar a cabo de sobra y almacenar para otro día. Ese es el criterio básico de batch cooking.

La mayor parte de platos necesitan un tiempo de cocción semejante hagamos para 2 que para 4 personas, de esta forma que ¿por qué razón no aprovecharlo?

Cómo planificar y cocinar para toda la semana

Los 4 básicos del batch cooking

En el momento en que haces platos que se tienen la posibilidad de almacenar bien en el frigorífico o bien congelar en enormes proporciones, después vas a poder comer en un instante sin precisar suponer en cocinar. Con esto te ahorras estrés, pasas menos tiempo en la cocina, tienes siempre comida ahora llevada a cabo (de esta forma no tiras de preparados), ahorras dinero, aprendes recetas novedosas…

1. Prepara platos congelables

La mayor parte de platos congelan bien: hamburguesas veganas hogareñas, arroz, guisos, potajes, sopas, cremas, etc. Antes de elaborar una aceptable proporción de un plato piensa el tiempo que pasará y congela todo cuanto consigas.

Para utilizar después estos congelados alcanza con descongelar con cierta antelación (dejándolos en el frigorífico) o bien calentar de manera directa a la sartén (arroz, hamburguesas, etc) o bien a la cazuela (guisos, potajes, sopas, cremas, etc) a fuego retardado.

Hay escasas cosas que no se tienen la posibilidad de congelar, como ciertas salsas emulsionadas (mahonesa vegetal entre otras cosas) y ciertas verduras (lechuga, rúcula, canónigos, etc). En estas situaciones es preferible guardarlo en el frigorífico en un envase bien cerrado y comerlo lo antes posible.

Cómo ordenar un menú semanal saludable

2. Congela en porciones

Para ahorrar más tiempo aún, en vez de congelar el potaje entero en un táper grande, congélalo en porciones que sí te comerías. Usa envases más pequeños y de esta forma solo deberás descongelar lo que te vayas a comer. Tardas menos y es más eficaz.

3. Mira tus envases

Antes de cocinar algún cosa en enormes proporciones asegúrate de tener envases apropiados para guardarlo. Usa tápers y tarteras que cierren bien, preferentemente apilables. Siempre y cuando consigas, como aconsejaba en el punto previo, congela por porciones en envases más pequeños.

Recuerda siempre asegurar bien los comestibles para evadir quemaduras por frío y que cojan sabores extraños.

En la situacion de las sopas y cremas, no llenes los envases hasta el borde, con la congelación el agua se dilatará y ocupará más espacio, de este modo que deja siempre espacio entre el caldo y la tapa.

Sólo algunas de las cazuelas son iguales: guía de materiales de cocina sin tóxicos

4. Recetas

Puedes buscar novedosas recetas para batch cooking: recetas que dejen llevar a cabo enormes proporciones y que congelen y descongelen bien.

Los básicos como guisos y potajes por norma general trabajan muy bien. En vez de llevar a cabo para dos personas, emplea una cazuela más grande si es requisito, y añade más elementos. Aquí tienes mis trucos para llevar a cabo un óptimo potaje.

Puedes multiplicar los elementos de las recetas. Va a estar hecho en simultáneo y vas a tener para otras comidas durante las próximas semanas. Piensa entre otras cosas en currys de garbanzos con verduras, potajes de lentejas, guisos con seitán, tofu o bien tempeh, etc.

Las sopas y cremas, al descongelarlas, tienen la posibilidad de separarse, quedando arriba el agua y abajo las partículas de verduras que pesan más. No pasa nada, alcanza con removerlo bien o bien batirlo unos segundos con la batidora.

6 sopas y cremas nutritivas

Puedes llevar a cabo una aceptable cazuela de crema de calabacín, vichyssoise, crema de calabaza, consomé de verduras… y descongelar y calentar toda vez que te apetezca.

Las lasañas, tartas salobres y semejantes además congelan estupendamente, con la virtud de que son más simples de recortar en porciones. Prepara lasañas con los moldes más enormes que poseas y que te quepan en el horno, después lo agradecerás.

Las albóndigas, hamburguesas, croquetas, etc., es obvio que son entre las elecciones más cómodas, mas precisarás además algo con lo que acompañarlas. El pisto congela estupendamente, de la misma manera que los panes, verduras asadas, cuscús, quinoa, mijo, etc.

Más artículos del weblog

Virginia García

Chef vegana

Cocina vegetal fácil y sana: recetas, artículos y manuales para llevar a cabo lo irrealizable con vegetales

Ricos en calcio

5 recetas con higos para chuparse los dedos

Cada día una diferente

5 torradas con pan integral para tus desayunos veganos

Cocina de temporada

Acelgas: cómo cocinarlas y 6 trucos para disfrutarlas en el plato

Lo más visto

Sugerimos

Aliméntate bien

Prepara tu ‘batch cooking’ semanal en 90 minutos

Virginia García

¡Veganízate!

4 platos de comida veloz en su versión vegana

Virginia García

Cocina en el hogar

7 platos exquisitos para retomar tu relación con la batidora

Virginia García

Cocina veloz

3 ideas para cocinar sano y sin adversidades

Virginia García