Saltar al contenido

Calcula la huella ecológica de tus viajes y redúcela

Inicio / Ecología

Pero sostenible

Montse Cano

05 de mayo de 2020 · 18:38

¿Tren, avión, barco, autobús o bien coche? No solo hay que reflexionar en la comidad, el valor o bien la eficacia. Además debemos detenernos a suponer en el encontronazo sobre el tiempo y el medioambiente.

Los medios de transporte que apelan a los comburentes fósiles están entre los primordiales impositores a las emisiones de gases que contribuyen al cambio climático. De ahí que, si realizas un movimiento, calcula cuanto contribuirás al calentamiento y escoge la preferible opción para achicar tu encontronazo.

Encontronazo sobre el cambio climático de cada medio de transporte

  • Avión. Su huella es la más alta, más que nada la de jets privados y vuelos de corta distancia. De este modo, un vuelo nacional piensa anunciar 130-135 kg de CO2 por kmy pasajero, aparte de 120 g de otros gases de efecto invernadero a enorme altitud. En grandes distancias la huella por pasajero y km se disminuye, aunque no por esto ya no es grande: 102 g de CO2 y 90 g de otros gases. Un vuelo de clase turista de Londres a Novedosa York lanza 0,67 toneladas de CO2 por pasajero.
  • Automóvil. Emite menos CO2 que el avión: 43 g por km y persona, si se llenan los 4 asientos. Porque la clave es el número de usuarios: un viaje de Barna a La capital de españa de un individuo sola en coche emite más CO2 por pasajero que un avión lleno por pasajero. El coche eléctrico tiene cero emisiones en el viaje, mas habría que añadir el generado en su fabricación y de las baterías, y el origen de la electricidad que emplea.
  • Autobús.22-30g de CO2 por km y pasajero, según el Departamento de Compañía, Energía y Estrategia Industrial de Reino Unido. Aunque es dependiente bastante de cuántos asientos se llenan y del género de motor.
  • Barco. Un ferry emite 18 g de CO2 por km y pasajero, menos que un autobús. Un ferry difícilmente cubrirá la distancia de un vuelo transoceánico, mas es una opción en la corta o bien media distancia. Viajar en crucero, por otro lado, es semejante a coger el avión: unos 250 g de CO2 por km y litera (contando los 135 g de Co2 más los otros gases contaminantes del avión).
  • Tren. Aunque las emisiones por persona además dependen del número de ocupantes, con respecto al avión gana con distingue: de media, solo 6 g de CO2 por km y pasajero en un tren Eurostar o bien AVE en frente de los 130 g de un vuelo nacional. En un tren local, 40 g. Un viaje en tren de Barna a La villa de madrid piensa 17 kg de CO2 por pasajero, en frente de los 115 kg por persona del vuelo.

¿Vamos a dejar de abusar de los vuelos?

3 utilidades para calcular la huella ecológica de tus viajes

El encontronazo de un viaje es dependiente es dependiente de componentes como la distancia o bien el número de usuarios. Para ser más exacto en tus cálculos puedes recurrir utilidades digitales.

  • EcoPassenger.Entre las más útiles y terminadas, equipara las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de trenes, vehículos y avión si aportas la información del camino, la fecha y la hora. Al integrar la hora y día, facilita llevar a cabo el cálculo exacto del género de tren (AVE o bien común). La virtud de esta calculadora es que al viaje en avión le suma de forma automática las emisiones del transporte suplementario hasta llegar al campo de aviación, lo que la hace más verdadera y precisa. Aparte de CO2, comunica de otros gases de efecto invernadero, como los óxidos de nitrógeno y los hidrocarburos no metano (hidrocarburos contaminantes del aire excepto el metano); de la emisión de partículas contaminantes tóxicas para la salud humana; y del consumo de elementos energéticos, introduciendo la energía utilizada para generar la electricidad. Facilita agregarla a algún cibersitio, de manera libre y gratuita, como widget. Una utilidad “diez”.
  • OACI.En la página web de este organismo de la ONU encontramos una metodología para calcular las emisiones de dióxido de carbono de los viajes aéreos. Está concebida para su empleo en programas de compensación de emisiones. No facilita contrastar con otros transportes, mas es muy precisa para vuelos, ahora que facilita distinguir entre Economy Class o bien Premium, que en viajes de gran distancia puede sospechar el doble de CO2. Solo comunica del dióxido de carbono y el comburente usado por todos los usuarios.
  • Cero CO2.Pensada como asistencia para compensar emisiones del consumo eléctrico, calefacción, nutrición o bien estancias en hotel, muy práctica además para contrastar entre aeroplanos y transportes terrestres, distinguiendo entre coche de gasolina, diésel, furgoneta, autobús, trenes de velocidad superior-gran distancia y trenes comúnes de media distancia. En español.

Si viajas en avión, disminuye tu encontronazo

A veces no queda otra alternativa que seleccionar el avión, aunque sea por norma general el peor medio con relación a el cambio climático. Mas puedes achicar tu encontronazo y compensarlo con otras medidas positivas.

  • Viaja con poco equipaje. Volar con un peso superior al primordial crea más emisiones de dióxido de carbono (CO2), ahora que hay un gasto más grande de comburente. De ahí que son más contaminantes las compañías aéreas que trabajan con los depósitos más llenos de lo que necesita el camino. O sea algo que acostumbran llevar a cabo en el momento en que repostan en aeropuertos en los que el comburente es más económico.
  • Busca vuelos directos. Según un reporte de la NASA, cerca del 25% del CO2 emitido por los aeroplanos procede del aterrizaje y del despegue.
  • Viaja en turista o bien Economy Class. Para vuelos de gran distancia, la clase business tresdobla el CO2 y la primera clase lo cuatriplica. Es cuestión de lógica: los asientos son mayores, de esta forma que menos personas viajan con exactamente la misma proporción de comburente.
  • Haz caso de las sugerencias en vuelo. Las advertencias sobre cuándo bajar y subir las persianas podrían contribuir a achicar las emisiones. En el momento en que el sitio de destino es de tiempo caluroso, el plantel de vuelo acostumbra soliciar que se bajen las persianas de las ventanas. Esto obedece a que contribuye a enfriar el avión, utilizando de esta forma menos comburente.
  • Escoge de forma cuidadosa la compañía. Busca una compañía aérea que utilice parte de biocombustibles (si es viable) y, más que nada, que tenga proyectos de compensación de emisiones de CO2.
  • Compensa tu vuelo. Entre otras cosas, puedes invertir dinero en replantar árboles que absorban el dióxido de carbono que has lanzado a la atmósfera con tu vuelo, puedes invertir además en energías renovables o bien en programas de conservación forestal.

Además te resulta interesante

Transporte sostenible

¿Vamos a dejar de abusar de los vuelos?

Montse Cano

Más natural

20 trucos para ahorrar energía en el hogar

Montse Cano

El instante es en este momento

No hay planeta B mas sí bastante por llevar a cabo

Montse Cano

Vida sostenible

Por qué razón seleccionar comestibles de quilómetro cero

Montse Cano

Lo más visto