Saltar al contenido

beneficios para la madre y el bebé

Inicio / Nutrición

Más defensas

Jordi Galisteo

12 de junio de 2018 · 11:44

Las bacterias digestibles buenas benefician la salud de la madre y el buen avance del niño a lo largo de los nueve meses de gestación.

El embarazo es una época donde la mujer requiere estar más fuerte que jamás. La absorción de los nutrientes debe ser lo más eficaz viable y en este desarrollo desempeñan un papel fundamental las bacterias digestibles.

Integrar comestibles probióticos en la nutrición favorece al equilibrio entre nuestros huéspedes bacterianos, que paralelamente cuidan de la salud de la madre y del niño.

Los probióticos son microorganismos semejantes a los que viven de manera natural en nuestro intestino. La mayoría son bacterias, aunque además logramos hallar diastasas.

“La microbiota está en la base de la salud desde antes de nacer”

Las bacterias del género Lactobacillus, las bidifobacterias y las diastasas Saccharomyces son los probióticos más utilizados en los comestibles y suplementos.

Tomar estos microorganismos con regularidad asiste para sostener un equilibrio positivo en la flora intestinal y optimización la asimilación de los minerales y vitaminas que los comestibles ofrecen en un tiempo en que las pretenciones de determinados nutrientes incrementan hasta un 50%.

6 provecho de tomar comestibles probióticos

Tomar probióticos en el embarazo incrementa las defensas

El consumo de probióticos además afina el desempeño del sistema inmunitario.

Si está en forma, la futura madre va a tener menos adversidades en la gestación y también, inclusive, en el parto. El bebé heredará las defensas y disfrutará de un enorme acompañamiento para su salud.

Los probióticos actúan favoreciendo a las bacterias buenas que además administran a las patógenas. Además incrementan la efectividad de las células inmunitarias en su pelea contra bacterias y virus perjudiciales. ¡No hay superiores compañeros para una madre en su aventura!

Fermentados vegetales caseros

Poodemos hallar probióticos en comestibles vegetales que pasaron por un desarrollo de fermentación: el miso, la ciruela umeboshi, el amasake, el kéfir, el iogur de soja y las verduras encurtidas con sal como el chucrut o bien el kimchi. Para cerciorarte de que tienen dentro bacterias vivas los puedes llevar a cabo en el hogar.

Los probióticos mejoran la absorción de minerales como el hierro, el calcio y el zinc. Además, benefician que las bacterias intestinales transformen la fibra de los comestibles en ácidos grasos de cadena corta que son anticancerígenos y ventajosos para la salud por norma general.

¿Absorbes todos y cada uno de los nutrientes de los comestibles? Hay trucos para eso

Es aconsejable incrementar el consumo de fibra. Hay comestibles (prebióticos) cuya fibra estimula el desarrollo de la flora ventajosa. Son aconsejables ajos, cebollas, puerros, espárragos y alcachofas. Los suplementos a partir de FOS (fructooligosacáridos) y GOS (galactooligosacáridos) además nutren esta flora.

No hay suficientes estudios para saber cuál es el más destacable instante para tomar los probióticos. Nuestro consejo es tomarlos a lo largo de todo el embarazo, dando prioridad a los comestibles vegetales con bacterias vivas en frente de los suplementos.

Los complementos vitamínicos ¿son verdaderamente precisos?

Tomar probióticos a lo largo del embarazo es seguro, especialmente si se hace mediante comestibles vegetales. En relación a los suplementos, es recomendable que un profesional supervise el consumo. Por norma general se sugieren suplementos con numerosas cepas (concretadas) de lactobacilos y bifidobacterias.

No se conoce ninguna contraindicación en relación a los comestibles probióticos como el iogur o bien el chucrut, por otro lado, tratándose de tomar un suplemento, sí que probablemente halla contraindicaciones, como es la situacion de las inmunodeficiencia severas o bien la pancreatitis.

Sandor Katz: “Con los fermentados puede mudar tu vida”

Provecho para la madre y para el bebé

Muchas embarazadas padecen modificaciones del ritmo digestivo. El estreñimiento es muy recurrente y las diarreas además. Los probióticos están indicados en los dos casos ahora que regulan el desempeño digestivo. Incrementar el consumo de hortalizas, tanto crudas como cocidas, además es de gran impulso.

Según el Natural Medicine Journal y el Journal of Maternal-Fetal & Neonatal Medicine, el consumo de probióticos decrece el compromiso de sufrir diabetes gestacional y preeclampsia, un trastorno que puede poner en riesgo la vida de la madre y la del niño.

Nutrirte para alimentar bien: 10 comestibles que benefician la lactancia

Además hay provecho para el bebé. Según el Americal Journal of Clinical Nutrition, los probióticos previenen la dermatitis atópica (eczemas), dismuyen las infecciones respiratorias y los inconvenientes gastrointestinales. Mas no son una garantía absoluta en frente de estas modificaciones.

Para proteger la flora de la madre y el niño es sustancial evadir el consumo de antibióticos si no son completamente indispensable, tanto en la futura madre como en los primeros meses de vida del niño. Se relaciona con modificaciones de la flora que tienen la posibilidad de beneficiar el asma, la celiaquía y la obesidad.

Además te resulta interesante

Más vida

4 recetas nutritivas para un embarazo feliz

Javier Medvedovsky y Gloria García

Alimentación sana

¡Menos botox y más nutrición antiaging!

Consol Rodríguez

Crianza con apego

Se puede criar sin papillas. ¿Qué es el baby-led weaning?

Lucía Martínez

Enzimas y probióticos juntos

Rejuvelac, la bebida que te remoza

Javier Medvedovsky y Gloria García Lerma

Lo más visto