Saltar al contenido

6 actitudes esenciales para comer atentamente

Obséquiate un instante para pensar y conectar con tus conmuevas. De esta forma vas a aprender a tomar conciencia de las experiencias del cuerpo antes de comer.

¿Sientes realmente apetito física? Si la respuesta es que no, que lo que te empuja a comer es que te sientes mal, te aburres o bien estás enojado, es preferible no llevarlo a cabo y tomar un vaso de agua lentamente.

2. Comer con exitación

Al comer, únicamente come y diviértete con cada mordisco (¿a qué sabe?). Esta autoconcienciación te va a llevar a no accionar por impulsos. Apaga los aparatos electrónicos y dispón en la mesa todo lo que precises para no tener que levantarte.

Céntrate, a lo largo de cuando menos 20 minutos, únicamente en los platos que has cocinado. Si puedes, adorna la mesa con flores y candelas. Un ámbito relajado obsequia tranquilidad y sosiego.

Puede resultarte de mucha asistencia un períodico en el que anotes todos y cada uno de los menús y cómo te sientes en todos y cada instante.

La dieta del yoga te contribuye lucidez y prana

3. Saborear

Diviértete con cada mordisco al límite. Prueba a mudar los cubiertos por palillos chinos, que ralentizan la ingesta y fuerzan a elegir porciones más pequeñas.

Presta atención a las experiencias al sostener la comida con los palillos, al llevártela a la boca. Entre mordisco y mordisco, puedes dejar el cubierto en la mesa. Poseerlo siempre en la mano predispone a pinchar rápidamente otra vez.

4. Entrenar

Si no puedes llevar a cabo cuando menos una comida cada día según los principios del mindfulness, trata de procurarlo cada semana. Si te cuesta al comienzo, sé tolerante contigo, desprendido y condescendiente, mas insiste.

5. Llevar a cabo ejercicio

Prepara la cabeza para enfrentar tus conmuevas frente a la comida. El ejercicio asiste para relajar la cabeza. Y trata de reposar bastante, ya que un sueño reparador disminuye los escenarios de cortisol, una hormona relacionada con el estrés y la ansiedad.

7 dietas muy naturales: sus inconvenientes y ventajas

6. Tal y como si fuera la primera oportunidad

Un ejercicio que contribuye a entrenar una actitud frente a la comida como frente otras ocasiones de la vida radica en tomar un puñadito de pasas y ponerlas sobre la palma de la mano, tal y como si fuera la primera oportunidad que las observamos.

Escogemos una de manera especial y a lo largo de cinco minutos observamos su apariencia: color, forma… Ahora, la cogemos entre los dedos para tocarla, olerla y después palparla con los labios. Procuramos saber si es áspera, despacio, pesada, rápida…

A continuación cerramos los ojos, nos la llevamos a la boca masticándola de a poco para disfrutar con sus diferentes sabores. Al final, la ingerimos, siendo conscientes de todas y cada una de las experiencias que hemos gozado lentamente.

12 claves para bajar de peso con nutrición consciente (sin dieta)

Comestibles puros para iniciar a entrenar

No es necesario ser un enorme cocinero ni un gourmet para conocer el exitación que ofrecen.

1. Los sabores del agua

Cada agua es diferente: dulce, amarga, ácida… conocer sus matices es un ejercicio tolerante, mas gratificante.

2. Un solo dátil

Se cuenta que un beduino en el desierto resiste tres días con un dátil. El primero se come la piel, el segundo la carne y el tercero el hueso.

3. Semillas germinadas

Brotes de salud, pertenecen a los pocos comestibles que ingerimos en el momento en que aún están vivos y que prosiguen medrando en la boca.

4. La esencia de la granada

Desgranarla y conocer sus pequeñas semillas para después hacerlas reventar, una a una, sutilmente entre los dientes.

5. El perfume del pan

Recrearse con el perfume que desprende el pan. Respirar intensamente y ensimismarse unos segundos antes de probarlo.