Saltar al contenido

5 viajes slow para redescubrir España

Inicio / Ecología

Turismo 3.0.

Álex Montesinos

04 de septiembre de 2020 · 19:14

El turista consciente viaja para comprender, tener relaciones, estudiar… y gozar de la naturaleza y las capacidades de los artesanos, productores locales, restauradores…

El área turístico da hoy costumbres comprometidas de turismo con valores escenciales, económicos, sociales y ambientales. Es una inclinación que se conoce como turismo 3.0., que persigue, etc objetivos, prestar vivencias que enriquezcan al viajero por medio de la interacción popular y la sostenibilidad. Para eso, el turismo 3.0. tiene el teléfono inteligente como aliado.

Hablamos de nuevos turistas que, aparte de consumir elementos y servicios, los convierten en tendencias que distribuyen mediante las novedosas tecnologías. Se transforman de esta forma en los embajadores de proyectos que distribuyen su filosofía de vida.

Apuesta por el turismo consciente en estas vacaciones

1 / 5

La civilización slow reconsidera el turismo tradiconal

El movimiento slow es un excelente ejemplo del cambio que se está generando. Esta corriente persigue tomar las bridas de nuestra vida para gozarla y vivirla de forma consciente y apacible. Como una parte de este movimiento nació el turismo slow o bien turismo consciente.

El periodista canadiense Carl Honoré, creador de Elogio de la lentitud (RBA Libros, 2008) sobre la civilización slow, protege viajar gozando de cada instante del día, ingresar en contacto y tener relaciones con la red social local, reducir la utilización de transporte contaminante y consumir predominantemente productos naturales y próximos (km 0) a lo largo de la estancia.

La cultura slow piensa un cambio en la clásico forma de planificar un viaje: no tiene que ver con cubrir bastante, como se hace comunmente, sino más bien comprender más y mejor los sitios que se visitan.

6 claves para una vida “slow”

Permacultura, la civilización de la sostenibilidad

El turismo 3.0 tiene dentro, de todas formas, la permacultura en sus diferentes proposiciones y formas. Al final de cuenta, el propósito de la permacultura (agricultura y cultura persistente, un criterio surgido en los años setenta del pasado siglo) es accionar a favor de la naturaleza en su sentido más extenso para hallar un modelo de producción que sea sostenible.

Los proyectos que empatizan con el ámbito y territorio donde se emplazan, que ponen en valor el producto y la identidad del sitio y que promueven su sostenibilidad, se posicionan como referentes en la planificación de los sitios turísticos, y redefinen las bases de lo que hoy comprendemos como turismo responsable.

Fincas, viñedos, sitios de comidas, molinos, huertas… se aúnan al carro de la permacultura incorporando a esta como un pilar más de su actividad turística. Cada vez más y más productores comenzaron a complementar su trabajo y a compaginar su tiempo con el turismo, ofertando visitas y vivencias con apariencia de actividad turística.

El camping: la opción sostenible “de vuelta al pueblo”

Las vacaciones como un instante de estudio

El viajero, así mismo, conoce directa y activamente el trabajo que hacen, sabe mejor la filosofía y los principios tras su actividad, y aprende sobre la procedencia de los elementos y elementos que emplean en el desarrollo de elaboración o bien producción.

Y todo ello sin contar la importante vivencia de poner cara a la gente tras un emprendimiento. La compañía familiar o bien los proyectos personales hacen más fácil la interacción popular entre el viajero y el local.

Esta acción es responsable del sentimiento positivo que distribuyen varios pasajeros y que, de alguna manera, provoca que se sientan determinados con el destino. Charlar con la gente del sitio nos asistencia más que algún guía de viaje a encontrar vivencias genuinas y nos sobre forma natural y espontánea a la red social.

Un “reset” en la naturaleza para adoptar nuevos hábitos

Todos nos beneficiamos

Este aspecto popular es exactamente entre los puntos más valorados por la parte del viajero consciente. En este sentido, la permacultura y los productores locales tienen un considerable importancia en la restauración de las raíces y la personalidad de los sitios.

El turismo consciente, por último, no solo favorece a los pasajeros, ya que ayuda con sus aportaciones a diversificar los capital de los productores, artesanos y administradores locales, mientras que asiste para proteger ámbitos de enorme valor ambiental y a sostener y actualizar los usos y prácticas de las comunidades de acogida.

4 provecho para tu cuerpo y tu cabeza de llevar a cabo el Sendero de Santiago

decides el género de turismo que deseas

En el momento en que nos transportamos tenemos la posibilidad de escoger entre entablar una relación con el destino fundamentada en la educación y el avance personal o bien usar el destino de una manera únicamente de vacaciones: decides.

Estas novedosas maneras de turismo reportan varios provecho no solo para el viajero, sino más bien además para nuestra red social, el ámbito y el destino.

El viajero puede favorecerse de un justo reposo de las tensiones de su rutina día tras día, con sus listas de tareas, alarmas de teléfono, los “debo”… Porque en el momento en que emprendemos un viaje retardado y consciente nos adentramos en un tiempo para sencillamente estar y vivir.

El contacto con la naturaleza y con nuevos contextos culturales ayuda a rejuvenecer nuestro espíritu y a sentir nuestro ámbito de una forma inhabitual. Al mudar de ámbito, el input que nos llega por medio de todos nuestros sentidos sensoriales es además diferente, por lo cual ampliamos horizontes, pensamos fuera de la “caja” y encaramos inconvenientes o bien runrunes amontonados desde otra visión, con una más grande conexión con nosotros.

Por qué razón seleccionar comestibles de quilómetro cero

El valor de tener relaciones

Viajar nos asiste a entablar relaciones más importantes. Está demostrado que llevarlo a cabo responsablemente incentiva la comunicación por medio de la realización de ocupaciones conjuntas, las comidas y sobremesas, las negociaciones que piensa el viajar en compañía…

Los provecho son inclusive gastronómicos. Entramos con más grande simplicidad a productos de km 0 y locales en mercados y negocios, y tenemos la posibilidad de comprender una cocina diferente, con la seguridad de que los comestibles que consumamos son sanos y carecen de aditivos, lo que contribuye una más calidad sobre nutrición a nuestras comidas.

Además te resulta interesante

Un verano diferente

3 ejemplos de vacaciones en contacto con la tierra

Montse Cano

Turismo sostenible

Viajar con conciencia y sin dejar “huella”

Paula González

Fitoterapia

6 plantas medicinales que puedes cultivar en tu jardín

Jordi Cebrián

Contra el cambio climático

Mamás por el Tiempo, después de los pasos de Fridays For Future

Ana Montes

Lo más visto