Saltar al contenido

5 poderosos motivos para no comer foie gras estas fiestas

Considerado entre los manjares indispensable en las cenas y acontecimientos navideños, el foie gras dispara sus ventas en estas datas.

Más allá de que es verdad que los productos de procedencia animal siempre comprometen padecimiento para los animales, determinados resaltan por ser especialmente atroces. Tal es la situacion del foie gras, en nuestros días contraindicado en más de 15 países por el castigo radical que supone su producción.

En Europa ahora unicamente se genera en España, Francia, Bélgica, Hungría y Bulgaria.

Sí, además en esto podemos encontrar fundamentos para abochornarnos; como en todo lo relativo a la protección de los animales, España está a la cola. Como documentó Igualdad Animal a lo largo de sus indagaciones en la industria del foie gras de españa, las huertas de patos y ocas de este país ocultan una situación todavía más obscura de lo que podíamos imaginar.

Cada vez son más la gente que deciden sacar el foie gras de sus menús y también cadenas de supermercados que se niegan a venderlo, tal es la situacion de Coop, la más grande cadena de supermercados de Italia.

El foie gras es un producto discutido y cubierto de polémica, no obstante, proseguimos viendo con mucha continuidad hacia otro lado en el momento en que nos toca seleccionar entre el exitación de nuestro paladar y aquello que atenta contra nuestros valores. De esta forma, en esta incómoda discordancia, resulta fácil que nos engañemos contándonos cosas como que quizá este foie se consiguió de formas respetuosas con los animales o bien relativicemos el padecimiento que hace.

Mas los animales solo nos tienen a y a nosotras, dependen de nuestra solidaridad, de nuestra aptitud para ser presentes de su padecimiento y negarnos a ser parte de .

De ahí que ahora compartimos 5 causas para sacar el foie gras de nuestras mesas y seleccionar configuraciones respetuosas con los animales para festejar estas datas con nuestros conocidos cercanos.

1. Paté de hígado enfermo

El foie gras es el hígado enfermo de patos y ocas. Para conseguirlo, los animales son sobrealimentados a lo largo de numerosas semanas en las que sus hígados, debido al esfuerzo radical del organismo para procesar una proporción de comida muy mayor a la que requiere, contraen una patología llamada esteatosis hepática, además popular como “hígado graso”.

2. Cómo nutren a los patos

A fin de que los animales ingieran la extrema proporción de alimento que se requiere para que sus hígados enfermen, son inmovilizados y alimentados por fuerza. Para eso, se les introduce por la boca un tubo metálico de hasta 30 centímetros que llega de manera directa a su estómago.

Este trámite, que se reitera a lo largo de numerosas ocasiones cada día, crea un colosal padecimiento a los animales y les hace además hemorragias internas, lesiones en el esófago al intentar liberarse por la necesidad de devolver y también infecciones que no acostumbran recibir asistencia veterinaria.

Como sucede por lo general en las huertas industriales, resulta más económico dejar fallecer a los animales enfermos que curarlos.

3. Un hígado hasta 10 ocasiones mayor a su tamaño habitual

El hígado de los patos y ocas en la industria del foie gras, acostumbra lograr un tamaño que alcanza a ser 10 ocasiones superior al de un ave sana.

Para conseguirlo, se fuerza a los animales a consumir unos 2 kilogramos de una pasta de base de maíz cada día, esto equivaldría en humanos a consumir unos 12 kilogramos de fideos cada día.

4. Hacinados en huertas

Aparte de ser sometidos numerosas ocasiones cada día al despiadado trámite de la nutrición obligada, los patos y ocas en la industria del foie gras padecen en las condiciones de hacinamiento y también insalubridad peculiaridades de las huertas industriales.

De esta forma, pasan sus vidas hacinados en naves sin luz natural, donde conviven una cantidad enorme de animales, con la consiguiente acumulación de gases tóxicos gracias a la concentración de orines y excrementos. Varios de padecen graves infecciones oculares, adversidades respiratorias y se desgastan por no poder aguantar las condiciones a las que son sometidos hasta el momento en que mueren sin recibir asistencia veterinaria.

Es recurrente que los animales deban convivir a lo largo de días con los cadáveres de sus compañeros que no consiguieron subsistir.

5. Conscientes mientras que son decapitados

La organización Igualdad Animal ha podido documentar a lo largo de su investigación en la industria del foie gras cómo comunmente los patos llegaban conscientes al instante del degüello, aleteando y pataleando sin frenos mientras que se desangraban.

¿Cómo tenemos la posibilidad de llamar “delicatessen” a un producto tan increíblemente violento con los animales?

Por favor, en estas datas, considera remover el foie gras de tus acontecimientos navideños. Tenemos la posibilidad de llevar a cabo bastante por los animales rechazando los productos que proceden de su padecimiento y distribuyendo esta información con las personas más allegadas, amistades y personas próximas a fin de que además se pongan de su lado.

Por unas fiestas de paz además para los animales.