Saltar al contenido

4 mascarillas caseras para regenerar tu cutis en 10 minutos

Las máscaras son preparaciones usadas para adecentar, absorber las toxinas y partículas que obstruyen los poros, desintoxicar y purificar la piel. Son tan simples de elaborar que las puedes llevar a cabo en tu cocina.

Se acostumbran realizar con substancias absorbentes y purificantes, como las arcillas, o bien elementos saludables y también que hidratan, como las frutas y verduras. Tienen la posibilidad de llevar además miel o bien aloe para contribuir a desintoxicar y regenerar la piel. Se usa para regular el exceso de sebo y matificar, y dejan la piel despacio y fría.

Para una mascarilla exfoliante puedes usar arcillas. Aparte de purificar la piel actúan como un abrasivo suavísima con la capacidad de llevarse las células fallecidas superficiales. Las arcillas son muy simples de manejar y se alcanzan en tiendas preparadas o bien en herbolarios.

Cuándo y cómo ponerse una mascarilla

Lo mejor es usar las máscaras una vez a la semana. Se aplican en la cara limpio y húmedo con una pinceleta o bien con los dedos, evadiendo la región de los ojos y los labios.

Se dejan actuar de 5 a 8 minutos y en el momento en que se siente que la piel empieza a secarse y tensarse se enjuagan con agua no muy caliente. Después se seca la cara con golpecitos suaves.

Si exfolias la piel antes de utilizar la mascarilla conseguirás un efecto purificante profundo, ahora que eliminarás las células fallecidas y toxinas que obstruyen los poros.

1. Mascarilla de té matcha para revitalizar

El té matcha es un poderoso antioxidante que optimización el aspecto de la piel. En combinación con el aceite de arándanos colorados, revitaliza, asegura, evita las líneas de expresión y tranquilidad la piel.

Elementos para 50 g:

  • 8 g de té matcha
  • 15 g de arcilla blanca
  • 5 g de gel de aloe vera
  • 20 g de infusión de té verde
  • 2 g de aceite vegetal de arándanos colorados

Preparación:

  1. Mezcla el gel, la infusión de té verde y el té matcha mientras que bates con varillas.
  2. Añade de a poco la arcilla blanca, revuelve, arroja el aceite de arándanos y regresa a eliminar.
  3. Aplica en la cara y en el cuello intentando evadir los labios y el contorno de los ojos. Déjala accionar 5-10 min y enjuaga con agua no muy caliente.

2. Mascarilla para pieles grasas

Repara y también hidrata, regula el sebo y refresca. Es ideal tras una exfoliación y puedes emplearla una o bien un par de veces por semana.

Elementos para 50 g:

  • 30 g de arcilla verde
  • 17 g de hidrolato de pepino
  • 3 g de aceite vegetal de jojoba
  • 6 gotas de aceite fundamental de lavanda

Preparación:

  1. Coloca en un bol la arcilla y vuelca de a poco el hidrolato de pepino. Revuelve hasta hallar una pasta.
  2. Añade el aceite de jojoba y la lavanda. Revuelve otra vez y forma una pasta homogénea.
  3. Aplícatela por todo la cara y cuello evadiendo el contorno de ojos y labios. Deja accionar de 5 a 8 minutos y quita con agua no muy caliente.
  4. Después fortalece tu piel y aplica una crema humectante.
  5. Puedes guardarla en el frigorífico y emplearla a los dos o bien tres días. No más.

3. Mascarilla para pieles mixtas

Tras una exfoliación, desintoxica y alimenta tu piel con esta mascarilla de aloe. Prepara la cantidad precisa que vayas a usar ya que es imposible almacenar.

Elementos para 45 g:

  • 20 g de arcilla amarilla
  • 20 g de aloe vera en gel
  • 5 g de aceite vegetal de avellanas

Preparación:

  1. Coloca en un bol el gel de aloe y añade la arcilla de a poco mientras que remueves hasta conformar una pasta.
  2. Añade el aceite de avellanas y revuelve hasta el momento en que se integre completamente.
  3. Aplica la mascarilla con un pincel evadiendo el área de los ojos y los labios. Deja accionar de 5 a 10 minutos y quita con agua no muy caliente.
  4. Fortalece tu piel y aplica una humectante.

4. Mascarilla para pieles secas

Esta mascarilla tiene dentro fresa, que combate los radicales libres. Además, combinada con la miel tranquilidad y también hidrata, tal es así que actúa como un acondicionador natural.

Elementos para 50 g:

  • 10 g de arcilla amarilla
  • 10 g de fresa en puré
  • 5 g de miel
  • 1 cucharada chica de glicerina líquida
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen

Preparación:

  1. Coloca la arcilla en un bol y añade de a poco el resto elementos. Revuelve hasta hallar una crema untable. Si es requisito añade unas cucharaditas de agua mineral.
  2. Aplícate la mascarilla con pincel o bien con tus dedos, delicadamente, por todo la cara, cuello y también escote, evadiendo la región de los ojos y los labios. Deja accionar de 5 a 8 minutos y quita con agua no muy caliente.
  3. Fortalece tu piel y aplícate ahora una crema humectante.