Saltar al contenido

3 ejemplos de vacaciones en contacto con la tierra

Inicio / Ecología

Un verano diferente

Montse Cano

31 de mayo de 2019 · 09:38

Afortunadamente, las configuraciones para gozar de un turismo verde son varias y accesibles. Mostramos tres ejemplos.

1. Vacaciones colaborativas

Viajar aportando horas de trabajo en lugar de hosting amplía la educación de la vivencia. Esta opción al viaje turístico nos conecta con la verdad del ámbito y de la red social que se visita.

Conocer panoramas naturales o bien pasar unos días de desconexión en más grande contacto con la tierra en lugar de trabajar en una granja o bien de asistir en la restauración de una vivienda de campo… es la opción que elige muchas personas joven porque les facilita vivir novedosas vivencias, comprender el planeta rural desde la colaboración y llevar a cabo un montón de amigos.

Pasar un par de semanas en una aldea recóndita de los Alpes suizos, adonde no llegan los turismos ni hay wi-fi, está al alcance de cualquier persona que esté presto a trabajar duro unas horas cada día. Martina Bonet lo tuvo claro en el momento en que le ofrecieron la oportunidad de viajar hasta la idílica Suiza para hacer trabajos de restauración en un centro de terapias elecciones.

Viajar con conciencia y sin dejar “huella”

“Las condiciones de vida eran extremadamente simples. No había luz y únicamente una cocina de leña. El dueño nos cedió una casa y le ayudábamos a crear una terraza, a buscar leña, colorear, llevar a cabo pan… Estábamos perdidos, sin móvil inteligente ni whatsapp, y era espectacular porque no tenía ninguna preocupación. Cargábamos unos leños gigantes por unos caminitos inviábles, mas tras muchos días de desconexión no deseaba irme de allí”.

Entre los trabajos que más se demanda en esta clase de viajes es la asistencia en las trabajos del campo. Hasta La Alpujarra salió Nora Lacasa con la iniciativa de estudiar sobre cultivos. “Trabajábamos 3 o bien 4 horas cotidianas sacando malas yerbas y plantando lavanda y lechugas. Dormíamos en una yurta y nos pareció una vivencia extraordinaria. Por las noches podíamos ver las estrellas desde la cama. El paisaje era increíble y vivirlo de una manera tan genuina me logró gozarlo más. Ahora he vuelto numerosas ocasiones tras esa vivencia.”

Lo afirma la ciencia: la carencia de vacaciones te acorta la vida

Viajar por el planeta

Las organizaciones como Service Civil International (SCI), con financiación del Consejo de Europa, tienen como propósito fomentar la civilización de la paz dando permiso el trabajo grupo de jóvenes de distintas nacionalidades. Se debe abonar una cuota de unos 130 euros y tiene un seguro básico que cubre la estancia, mas no el viaje.

La World Wide Opportunities on Organic Farms (popular como Wwoof) da la posibilidad de trabajar en huertas orgánicas a nivel mundial.

HelpX amplía su foco al planeta agrícola generalmente, el agroturismo y también cobijes y navíos. Se trabaja de media unas 4 horas, aunque determinados anfitriones solicitan solo dos horas por el hosting.

Viajar en lugar de trabajo resulta sencillísimo, ya que las promociones se multiplican a través de toda clase interfaces de conexión entre pasajeros y anfitriones. Eso sí, hay que pagarse el viaje. Trabajar por el planeta es un buscador de ofertas de empleo variado donde es viable hallar ocasiones como alojarse en un monasterio nepalí en lugar de instruir inglés.

¿De viaje? ¡No sin mis animales!

2. Pasión por los animales

El turismo ornitológico medra en España y forma una aceptable ocasión para el avance rural en el momento en que se planea con criterios de respeto por el ámbito. En Enorme Bretaña, Alemania y Holanda, países con una enorme conciencia conservacionista, los novatos apasionados al birding (salidas para avistar aves) se cuentan por millones. En la situacion de la Royal Society for the Protection of Birds británica (RSPB), tiene nada menos que 1.200.000 asociados.

En España, los turistas están conociendo varios sitios inusuales para el birding alén de Doñana, como entre otras cosas Monfragüe, en la provincia de Cáceres. Este es exactamente entre los sitios que sugiere Javier Rico, un con pasión de las aves que afirma que toda vez que viaja, sea donde sea, jura no olvidar sus prismáticos ni las guías por si acaso aparece alguna ocasión: “Sugiero Monfragüe por la consideración de las especies que puedes observar en breve. Conocer súbitamente un águila imperial, una cigüeña negra, un buitre negro, un alimoche… Eso lo puedes gozar en una mañana”.

Los que adoran el “pajareo” establen contacto inclusive por Twitter con la etiqueta #DePajareo para comentar las especies que hallan y los sitios. Preguntamos a Javier qué engancha de los viajes ornitológicos: “Varias cosas, mas primordialmente que las aves son muy vistosas, en el sentido así de que son lindas, de colores, enormes y pequeñas, y se ven bastante. Lo bueno que tienen es que precisas poco a fin de que te logren encantar. Para poder ver 4 mamíferos salvajes, te las ves y te las quieres, en tanto que, para poder ver 4 especies de aves, das un paso y ahora las tienes. En este preciso momento hay volando por todos sitios golondrinas, gorriones, mirlos…”.

Otra de las razones por las cuales a Javier le agrada esta actividad es por lo inesperado: “No tienes idea lo que te marchas a hallar. Súbitamente, miras para arriba y ves una cigüeña negra o bien un paso alucinante de grullas que no te aguardabas. Y ahí está lo atrayente del pajareo”.

13 hospedajes veganos para unas vacaciones respetuosas

Los pobladores del cielo

Doñana (Andalucía) es el enorme cobijo del sur de Europa para las aves, mas su interesante es dependiente de la época. El Parque Nacional de Monfragüe (Extremadura) ha conseguido tal consideración ornitológica que lo visitan turistas de todo el planeta y tiene la Feria En todo el mundo de Turismo Ornitológico.

El Delta del Ebro es otro punto de interés para fanáticos de las aves. “El Delta del Ebro me chifla porque es un lugar donde hallas extensa variedad de especies –enseña Javier Rico–. Vas al Delta sur y te ‘llenes’ de ver gaviotas Audouin. Vas al norte y vas observando más moritos, calamones… tiene bastantes sitios distintas con especies muy variadas”.

La laguna de Gallocanta (Aragón), las marismas de Santoña y Noja (Cantabria)… la guía Dónde ver aves en España, de Jose A. Montero Calvo, recopila los cien superiores sitios por comunidades.

Seo/ Birdlife es la organización a la que dirigirse para toda clase de información ornitológica.

¡El aire limpio es un derecho! Requerimos localidades más verdes

3. Viajar sin contaminar

Para Mikel y Rosa, de Bizibidaia (Donostia), la bicicleta contribuye la agilidad justa para lograr ver la naturaleza con la visión y con el olfato, al unísono que avanzan más veloz. “Imaginad una carretera de costa en Novedosa Zelanda. A la derecha se elevan altas montañas con sus cimas nevadas y, a la izquierda, centenares de leones marinos, un litoral lleno de naturaleza viva, toneladas de algas… Era como pedalear por el interior de una enorme postal”, cuenta la pareja.

Por ese género de experiencias planean sus vacaciones por el planeta en bicicleta. “Bicicleteros” hasta la medula, comenzaron a viajar con sus hijos en 2006 con la vuelta a Euskal Herria. En el primer mes del año hicieron su octavo paseo, por Senegal-Gambia. “Si debemos juntar bicicleta y naturaleza, escogemos el que hicimos por Novedosa Zelanda. En otros sitios, tuvimos algún acercamiento interesante: en Gambia, estamos un cocodrilo en el sendero igual que aquí observamos lagartijas. Para nuestros hijos fue una enorme ilusión”.

Josep Reig es otro entusiasta de gozar de la naturaleza al ritmo relajado del pedaleo: “Pasar por un bosque en silencio con fragancia a tierra mojada y con frescor, aún siendo verano, no posee costo. En el momento en que ves en la lejanía una montaña que se marcha aproximando, tienes tiempo de ir observando de a poco su relieve, estudiarla, interiorizarla…”.

Josep transporta unos 23 años viajando en bicicleta, y hace seis y su pareja sumaron a sus hijos en esta aventura. “La experiencia en bicicleta es considerablemente más intensa. Puedes oír, olfatear y también tocar lo que te circunda. Todos y cada uno de los viajes tienen su encanto. Recuerdo los sensacionales panoramas de los Highlands escoceses, las islas Aran en Irlanda, la diversidad natural interminable de Novedosa Zelanda, la imponencia de varios rincones en el momento en que cruzas los Pirineos desde el Atlántico hasta el Mediterráneo o bien los hermosos puertos de Beceite”.

Además te resulta interesante

Más natural

20 trucos para ahorrar energía en el hogar

Montse Cano

Eficacia A+++

Pequeños movimientos para achicar el consumo energético

Montse Cano

Viviendas sostenibles

Calor de lugar de vida: los sistemas de calefacción más sanos y eco

Montse Cano

Materiales sostenibles

Casa sana: escoge la madera correcta para cada empleo

Montse Cano

Lo más visto