Saltar al contenido

10 Pequeños Cambios Para Dormir Más Y Mejor

¿Quién no padece o bien sufrió de insomnio? Un síntoma de desequilibrio que al volverse crónico puede llevara a severas secuelas en tu estado de salud física y mental.

Tener una aceptable “higiene del sueño”, puede hacer mejor, y bastante, tu calidad de vida.

De esta forma que ahora te doy determinados hábitos para poner en práctica.

1. Impide tomar cafeína, alcohol y nicotina

Los comestibles cafeinados reducen la calidad del sueño ahora que la cafeína es una sustancia incitante que te sostiene despierto. Impide tomarla las 4-6 horas anteriores a acostarte. Lo mismo pasa con los fumadores, que tienen que evadir los cigarros antes de meterse en cama.

Y aunque parezca que el alcohol te provoque sueño, tras unas escasas horas de tomarlo actúa como un incitante, creciendo las ocasiones que uno se lúcida en la noche. Hay que evadir tomarlo 3 horas antes de acostarse.

2. Valora el ámbito de tu habitación

Un ámbito discreto, obscuro y fresco te asistirá a quedarte dormido. ¿Por qué razón piensas que los murceguillos se meten en las grutas para reposar a lo largo de las horas del día? Para conseguir una atmósfera de este modo decrece el estruendos de afuera con tapones para los oídos o bien utilizando aparatos de sonido blanco. Ten unas cortinas gruesas que cubran algún rayo de luz del sol y también emplea un antifaz. Mantén una temperatura de 20-25 grados. (60-75) y una aceptable ventilación. Y asegúrate de que estás acostado en un óptimo colchón y que empleas buenas almohadas. (Ten en cuenta que los jergones buenos tienen que mudarse cada 8-10 años)

3. Establece rituales relajantes antes de acostarte

Leer antes de reposar con una luz tenue es buena forma de prepararte para el sueño. Posibilita la transición del estar despierto a dormido con unos instantes de relajación a lo largo de la hora anterior a acostarte. Date un baño, lee un libro, ejerce ejercicios relajantes… y sobretodo, impide ocupaciones estimulantes y agobiantes – como trabajar o bien debatir.

Ocupaciones que crean estrés físico y psicológico causan que el cuerpo secrete cortisol, la hormona socia al aumento de la “alarma”. Si tiendes a llevarte los inconvenientes a la cama, prueba escribirlos en una libreta y apárcalos al finalizar.

4. Acuéstate en el momento en que estás verdaderamente agotado

Tener inconvenientes para quedarse dormido solo te va a llevar a pero frustración. Si no te has dormido pasados los 20 minutos de meterte en cama, levántate, ve a otra habitación y haz algo relajante como leer o bien oír música hasta el momento en que te sientas bastante agotado para irte a reposar.

5. No mires el reloj

Ver el reloj del dormitorio en el momento en que estás intentando de quedarte dormido o bien en el momento en que te despiertas a media noche, puedes aumentar tu estrés. Túmbalo boca abajo.

6. Mantén tu reloj de adentro con un horario consistente

Tener un horario del sueño regular contribuye a garantizar una mejor calidad y rigidez del sueño. Acostarse y levantarse a exactamente la misma hora cada día programa el “reloj de adentro” para acostarse a exactamente la misma hora noche tras noche y levantarse a exactamente la misma hora cada mañana.

Jura sostener esta rutina a lo largo de los últimos días de la semana para evadir resaca de sueño cada lunes por la mañana.

7. No hagas la siesta

Muchas personas se hace siesta como práctica tras comer. Sin embargo, para esos que tienen inconvenientes para reposar puede ser contraprudente ahora que reducen el cansancio y el sueño durante la noche. Si debes echarte una siesta que sea corta y antes de las 5 de la tarde.

8. Que tus cenas sean ligeras

Comerte una pizza a las 10 de la noche puede ser tu peor pesadilla. Acaba de cenar entre 2-3 horas antes de acostarte e impide comestibles que ocasionan indigestión o bien tomen bastante rato para digerir. Acuéstate con es estómago vacío y no con tu sistema digestivo en pleno desempeño, en caso contrario no vas a reposar bien.

9. Equilibra tu hidratación

Bebe bastante para no despertarte sediento mas no bastante ni muy pegado en el momento de acostarte para evadir las visitas al baño de medianoche.

10. Haz deporte por las mañanas

Llevar a cabo ejercicio apoya un sueño relajado mientras que se practique unas horas antes de acostarse. Entrenar actividad física además impulsa la secreción de cortisol, que activa el mecanismo de alarma en el cerebro. Acaba tu práctica deportiva 3 horas antes de acostarte o bien acomódalo en tus prácticas matinales.